Esta sí que es guerra y no la de las teleseries: La de los portales de internet grandes contra los bloqueadores de anuncios. Aunque siempre estuvieron ahi, solo en el último año, apareció un movimiento fuerte y agresivo contra los bloqueadores por un lado, y a favor de ellos por el otro. Con dos posturas más irreconciliables que los que pelean por política en el Twitter.

Un movimiento anti adblocks que todavía no llega a los portales nacionales que bien conocemos, pero sabemos como todo en Chile llega tarde, que tarde o temprano nos va a tocar.

Aquí en 8banners 8Gigas, vamos a explicar en breve qué ha pasado, por qué tanto quilombo y sobre todo, por qué es tan importante para el futuro de la internet cómo terminará este deathmatch que no hay pasar por alto.

Por cierto que de inmediato vamos a dejar clara nuestra postura en este lío. Este sitio tiene publicidad y la mejor forma en que puedes apoyarnos es desactivar tu bloqueador de anuncios cuando estés en 8gigas.com.

Ahora, ¡vamos vamos, que nos vamos!

“¿Bloquean ad-blocks? Pues yo me voy a otro lado”: El público también tiene su posición, como los lectores de este portal de desarrollo y diseño web.

Siempre estuvieron, pero ahora molestan

Los bloqueadores de anuncios llevan con nosotros más tiempo de lo que parece: AdBlock Plus (ABP), por ejemplo, existe desde 2006, y ya en 2008 podías agregarle al Opera clásico una lista de servidores (de publicidad, pero podían ser de cualquier tipo)  a bloquear en un archivo de texto.

Desde esos inicios de ABP como extensión de Firefox ya no hay navegador de escritorio que no tenga su bloqueador de anuncios. Algunos lo tienen integrado, aunque haya que activarlo, (como Maxthon o Midori, el predeterminado en elementary OS) y que no permitan agregar uno hasta puede ser un factor en su fracaso (un abrazo Microsoft Edge).

Entonces, ¿por qué de repente todo el mundo, pero es que todo el mundo, se tiró en contra de los ad blockers? Habrá que remontarse a septiembre de 2015, cuando Apple anunció que permitiría incorporar extensiones al Safari del entonces nuevo iOS 9. Todo tipo de extensiones, la manzana sin decirlo le daba pase libre a los bloqueadores de anuncios. –quizá picados por el epic fail de su propia plataforma de publicidad, los iAds.

Habían llegado los ad blockers a los móviles. En Android no era (no es) tan fácil encontrar uno, hay que bucear entre los navegadores alternativos de Google Play o hasta rootear el teléfono. La fruta mordida en cambio, estaba dejando en bandeja la posibilidad.

“Si me bloqueas los avisos, no te voy a dejar leerme”

Wired publicó un artículo con sus intenciones contra los ad blockers y el bloqueo se lo está aplicando a algunos usuarios al azar.

Cda1yrZWIAEstoc

Todavía no tengo “la suerte” de ver esto.

Por otro lado, The New York Times, ya está lentamente aplicando lo que ahora comenzaremos a ver más a menudo, el bloqueo total:  Si lo visitas con ad-block, no se podrá revisar nada.

"Las mejores cosas en la vida no son gratis". Supongo que no se refieren a pagar por sexo

“Las mejores cosas en la vida no son gratis”. Supongo que no se refieren a pagar por sexo.

Estas son medidas de prueba, que no están aplicando a todos sus visitantes. Sin embargo, ya hay quienes lanzaron toda la artillería contra los bloqueadores…

Así empezó el Washington Post. Y de qué forma.

Así empezó el Washington Post. Y de qué forma.

…no fue cualquiera, sino el Washington Post,  que ya no pertenece a una empresa periodística añeja cof cof Elmer,  sino es el negocio particular de Jeff Bezos, el jefazo de Amazon, que lo compró con sus lucas en 2013, 250 palos verdes para dirigirlo hacia una nueva era.

Pero quién se fue al otro extremo, y a lo bestia, es Forbes: No solo es que no te deje entrar si tienes ad block activado. Te da la alternativa de pagar (o probar gratis por 30 días, a lo Spotify)  por una versión ad-light, con anuncios menos molestosos.

Si, pagar por ver MENOS anuncios

Si, pagar para ver MENOS anuncios

Esta no es una situación limitada a Yanquilandia. En Alemania la cosa se salió de madre. Bild.de (que es como LUN pero im Deutsch) aplicó el mismo bloqueo general y en uno de sus foros, sus visitantes comenzaron a discutir cómo poder saltarse el bloqueo. La dirección del diario borró esas discusiones y se llegó hasta a hablar de censura.

Y por cierto que hay que mencionar el caso que probablemente te haya tocado más de cerca: YouTube. Hay usuarios que han reportado no solo que la versión web descubrió cómo mostrar igual sus anuncios, sino además en castigo antes de abrir un video te muestra un comercial largo que no se puede saltar.

Estos son solo unos ejemplos, pero la tendencia es que más y más medios se sumarán. Hace unas semanas, El País de España, aparte de anunciar en una carta abierta que están preparándose para tarde o temprano pasarse a solo digital, dejó en la misma misiva más que claro lo que les preocupa de ese cambio (cursivas nuestras):

La masiva transferencia de lectores (…) a los teléfonos móviles, así como la aparición (…)  de amenazas recientes como los bloqueadores de publicidad, junto a otras más conocidas como la instalación de la cultura de la gratuidad, hacen muy complejo también el horizonte en el terreno de los nuevos medios.

Y bloquear a los que visiten con ad blockers no bastará. En Alemania ya empresas como Axel Springer (los dueños del Bild) están planteando demandar a las compañías detrás de los bloqueadores de anuncios.

¿Será suficiente con eso? ¡NO!. Un ejecutivo del IAB, que reúne a todos los grandes medios de internet y empresas publicitarias en la Red,  y que tiene sede en nuestro país, ya está sugiriendo que los 100 portales de internet más leidos, todos al mismo tiempo bloqueen sus contenidos a cualquiera que tenga un bloqueador de anuncios.

Esto, de verdad es una guerra, señores.

Posturas irreconciliables.

Estos medios tienen sus motivos para estar en contra de los ad blockers, especialmente los que vienen del papel.

Como cada vez menos gente está comprándolos en físico, no les quedó otra que posicionarse en digital, donde su principal fuente de ingresos pasó a ser la publicidad. Llegando a decir que quién visita sus portales bloqueando la publicidad les está robando sus contenidos, poniendo los adblocks al mismo nivel que la piratería o el copypasteo. Un ejecutivo de un grupo de medios online gringo incluso llegó a decir que:

“Puedo decir que prevenir el tráfico fraudulento es nuestra segunda principal prioridad, y es una postura de toda la industria, no solo de CBS.

(Y sí, por tráfico fraudulento se refiere a quienes visitan sus webs con ad-blockers)

Mientras, los que están a favor de bloquear los anuncios también tienen sus razones. Y se fundamentan en que tampoco las empresas que ponen los anuncios se han portado muy bien. Los voy a resumir en 4 grandes puntos.

  1. Descargar publicidad gasta ancho de banda y no todos tenemos datos infinitos en nuestros planes de internet para gastarlos como queramos,
  2. La publicidad compromete la seguridad de los usuarios y puede rastrearte incluso a partir de lo que buscas, si no es que además pueden tener malware.
  3. Distraen y molestan la experiencia de lectura. Sobretodo si te ponen uno enorme antes de leer el artículo que está buscando.
  4. Bloquear la publicidad agiliza la carga de las webs y el rendimiento de nuestros sistemas.

Me voy a permitir opinar sobre el segundo punto. Y es que aquí las redes de publicidad han tenido chipe libre para meter banners que traten de averiguar todos los datos que sean posibles del usuario. Eso sin contar algunos tipos de avisos que a cualquiera molestarían, como lo fue (y por suerte que duró poco) la moda de los HotWords, anuncios que se disfrazaban como links dentro de los textos y terminaban irritando más que los titulares clickbait de medios en redes sociales. Eso sin contar los que todavía siguen usando Flash para sus anuncios.

La artillería de la otra trinchera.

Ahora, el icono de la discordia no es un "disco Pare", es un cristal

Ahora, el icono de la discordia no es un “disco Pare”, es un cristal

Mientras, los propios bloqueadores de anuncios siguen haciendo de las suyas, algunos con prácticas que también están pasando los límites éticos.

Como el AdBlock Plus, el más reconocido en escritorio, que incorporó una lista blanca de servidores de publicidad. El usuario puede decidir que sí se muestren anuncios de esa lista. El tema es que ABP hasta hace poco no revelaba cuánto hay que pagar ni menos su criterio para aceptarte en su “libro blanco”.

O el bloqueador de anuncios de mayor crecimiento en iOS, Crystal, que también está cobrando, pero esta vez directamente a los portales para su publi no sea bloqueada por el explorador.

Lo anterior puede que pacifique un poco a los medios, pero hay desarrolladores que ya se preparan para el panorama que viene.

Les presento los Anti Bloqueadores de Bloqueadores de Anuncios.

Screenshot from 2016-03-16 16:07:09

El primero tiene un nombre que lo dice todo. Hace “creer” a una web que no permite ser revisada con un ad blocker que lo desactivaste, cuando en realidad no es así. No es infalible ya que busca  los códigos de bloqueo de esas webs, para actuar en consecuencia, así que promete crecer conforme más técnicas de baneo aparezcan.

¿Cómo vamos por casa?

Y que uno se pregunta por qué todavía no llega a nuestro país, aunque en realidad ya está entre nosotros. ¿Han probado ver Canal 13 o TVN desde sus sitios web? Si lo haces con bloqueador de anuncios activo, suerte si consigues ver algo; y por el contrario, si entras a la radio Cooperativa sin bloqueador de anuncios: suerte si consigues ver algo.

Eso sin contar los que se pasaron al extremo de  cobrar por ver el sitio entero o no se podrá ver nada. Lo que en nuestro país ya está empezando a aplicar La Segunda, el DF en noticias más antiguas y algunos diarios regionales de El Mercurio.

Screenshot from 2016-03-16 16:23:17

Y este puede ser el futuro de La Tercera

Cada uno está tanteando distintas formas de hacer lo mismo: Por un lado La Segunda te deja ver cuatro páginas del impreso al día, y por otro, el DF te deja leer sólo las noticias de los últimos días. Sin embargo, no son los pioneros en Chile.

¿Es posible mantener dos marcas por separado? En línea con el New York Times, eso quiso hacer el diario El Mercurio el 2011 con un experimento que no resultó: Por un lado, leer el diario por internet se mantenía sólo a suscriptores; y por otro, la versión puramente online, EMOL.com, se quedaba como un portal de noticias a lo Terra (en ese tiempo). Habrá pasado dos años y los nuevos suscriptores no bastaron para respaldar la decisión, de vuelta a lo que había y aquí no ha pasado nada: Ahora se puede seguir leyendo la versión papel y EMOL sin pagar un peso. Si lo comparamos con el mentor, en 2015 el NYT tuvo un millón de suscriptores. Fracaso total para ambos y para ese modelo de negocios.

Como todas las guerras, esta no va a salir bien

Cada uno de los involucrados aquí tiene su motivo para ponerse en una de las trincheras de esta guerra, y seguro que ustedes tengan la suya propia.

Como se ve la situación, el bloquear y prohibir no va a resultar, porque inevitablemente va a llegar una forma de saltarse los bloqueos, y terminaremos en una guerra sin cuartel ni final. A lo mejor la respuesta está en seguir otra vía.

De hecho, hay quienes decidieron pasar de esta guerra,  seguir su propio camino: En vez de apostar todas sus cartas en la publicidad, redifinieron su modelo de negocio y buscar nuevas formas de conseguir lucas.

Por ejemplo, Smashing Magazine  asumió que va a tener visitantes que bloquearán sus anuncios y prefirió buscar ingresos por otros lados: Empezaron vendiendo libros con sus mejores artículos más textos inéditos y ahora hasta organizan seminarios. Les fue tan bien que ya es el segundo pilar de su negocio.

Screenshot from 2016-03-16 17:27:04

“Nosotros también usamos ad-blockers”, dicen en Smashing Magazine. “pero sabemos que te gustan nuestros contenidos así que también tenemos libros y hacemos conferencias”

Otro caso es el de Vox Media (The Verge, Polygon, Vox…) No solo hacen blogs corporativos para la empresa que lo requiera, crearon su propio CMS (para no tener que depender, por ejemplo, de WordPress, bajo el que funciona 8Gigas) y lo licencian a quién desee utilizarlo.

La misma Smashing Mag propone otras alternativas, como publicar articulos patrocinados, o una práctica muy del internet de antes y ahora un tanto olvidada, los enlaces afiliados.

Pero estas son las excepciones frente a una industria de los grandes medios de internet que, en general, está poniéndose en la misma trinchera de esta guerra contra los ad blockers.

Se entiende que tengamos gente que defienda el bloquear los anuncios, apoyándose en cómo algunos portales han abusado de ellos. Que poner videos que se reproducen solos, avisos enormes que ocupan toda la pantalla, los ya mencionados Hotlinks… La industria de la publicidad online también ha pasado sus límites.

Pero hay quienes no, y están defendiendo la la alternativa de una publicidad en internet menos intrusiva (no solo en lo visual, también en lo que no se ve como el rastreo) y más amigable. Al final de cuentas, de crear un estándar amigable de publicidad. Y el resultado está en el Acceptable Ads Manifesto que cada vez están aceptando más nombres, entre bloqueadores de anuncios, empresas de publicidad de internet y hasta comunidades y redes sociales. Nótese que Google no está, pero si DuckDuckGo.

Screenshot from 2016-03-16 16:42:50

Así sí. A lo mejor la solución está en mejor y menos intrusiva publicidad.

Google, por cierto, al tener la mayor red de publicidad del globo, también tiene una propuesta: Contributor. Su idea es que pagues una cantidad a tu gusto por ver sin publicidad los sitios que sí visitas y quieres apoyar -y que tienen los anuncios Google-. Por ahora el servicio está disponible solo en los States y no le está saliendo muy bien.

Apoyar las webs que te gustan, en eso me quiero detener al terminar este informe: Recordándote lo que nos cuesta entregarte buen contenido, y que la mejor forma de apoyar a todos quienes tienen proyectos en internet de menor tamaño (y no solo a nosotros) es visitándolos desactivando el bloqueador de anuncios. Al menos nosotros te lo pedimos por favor, no bloquéandote el acceso.