En 2009 se presentó como LA gran novedad, de cara al mundial de fútbol de Sudáfrica 2010. Los televisores con tecnología de imagen 3D incorporada prometía ser una revolución en contenidos y diseño, por parte de los fabricantes de estos dispositivos. Seis años después, dos de los principales productores deciden dejar fuera dicha característica en sus nuevos modelos, y otros manteniéndola, pero sólo en sus modelos gama alta.

¿Qué pasó en el camino? ¿Qué sucede con muchos de estos avances que, en el largo plazo, quedan sólo como eternas promesas y nunca se desarrollan del todo? En este post, hablaremos de eso, de tecnologías prometedoras, pero que no lograron dar el salto.

Televisores 3D

3D-Technology

A fines de la década pasada, empezó la carrera entre las firmas de tecnología por implementar ciertos avances en los televisores. Ya el Full HD estaba interiorizado en la mayoría de los productos, pero faltaba algo más. Ahí llegaron los televisores 3D, que iban a entregar sensación de inmersión a los usuarios, de sentirse en la escena que estaban mirando. Uno de los impulsores fue Sony, que aprovechando el contexto del Mundial de Sudáfrica, anunció la transmisión de 25 partidos en ese estándar y en pantallas gigantes tipo cine. Luego se subieron al carro fabricantes como LG, Samsung, Phillips, e incluso Nintendo quiso aplicarla a sus productos, presentando la consola 3DS. LG llegó a mostrar celulares que soportaban contenido 3D, pero la escasez de contenidos compatibles hizo naufragar la idea.

Sin embargo, sólo fue un boom, ya que el poder apreciar las imagenes en tres dimensiones, en muchos casos, obligaba a utilizar lentes especiales, lo que encarecía su costo y hacía más complicado sacarle partido, sin pensar, además, en personas con problemas a la vista.

Los primeros indicios del fracaso empezaron con la decisión de la FIFA dos años después, descartando la transmisión del mundial Brasil 2014 con este estándar, argumentando su alto costo de implementación y la nula penetración de los dispositivos aptos.

La decepción se confirmó este año, empezando por la coreana Samsung, anunciando que dejará de incluir este formato en los modelos 2016, según palabras de Ji Hee Lim, gerente de la división de audio y video de la firma:

La tecnología 3D en su momento fue muy llamativa pero no logró posicionarse decreciendo a una tasa de más de un 40% al año

Otra de las compañías que ya desechó la idea es la holandesa Phillips, que también dejará de producir estos televisores este año. En el caso de LG, la limitará al 20% de la producción en 2016 y Sony sólo lo dejará como plus en equipos gama alta.

Los esfuerzos de estas grandes corporaciones se centrará en aumentar las prestaciones de los Smart TV, como también mejorar la resolución, aprovechando el boom del 4K, y potenciar los televisores curvos.

Esto se contrapone al avance que tuvo el 3D en el cine, actualmente casi todas las películas de Hollywood vienen filmadas en este formato, y las cadenas de salas están agregando otros elementos para mejorar la experiencia, como el 4DX o las salas IMAX, haciéndolo aún más envolvente.

Infrarrojo en celulares

w200

En la proliferación de los móviles, y cuando la finlandesa Nokia era ama y señora del mercado, muchos de nosotros teníamos ganas de compartir contenidos entre equipos, ya sea su ringtone polifónico o alguna foto en esas cámaras VGA que eran lo top en ese momento. Y para cubrir dicha necesidad, apareció el mítico puerto infrarrojo, tecnología que habíamos visto sólo en lentes para visión nocturna o controles remotos, pero ahora aplicada a los celulares. Symbian, las ya prehistóricas Palm, y algunos modelos de Windows Phone la traían. Pero, claro, llegó el Bluetooth, el WiFi, mejoró la accesibilidad a internet y desplazó al infrarrojo como protocolo de transferencia de datos.

Pero, hace poco, Android lo resucitó en gloria y majestad, aunque con otro fin, más cercano al que se utilizó originalmente: Como un sustituto del control remoto. Ahora, desde el smartphone, se podría controlar el televisor, el equipo de música, algún televisor en consulta médica o local comercial, e incluso el aire acondicionado. Cualquier cosa que tuviera sensor infrarrojo podría ser manejada con tu teléfono regalón. Modelos como el Galaxy S5, LG G3, algunos modelos estrellas de HTC y Xiaomi ya venían con el sensor, y aplicaciones como WatchOn, Peel Smart Remote, LG Quick Remote, entre otras te ayudaban a gestionar cuanta cosa existiera en tu casa.

Lamentablemente, este retorno está siendo desplazado por otras tecnologías para controlar dispositivos, como el wi-fi y el bluetooth. El wi-fi te da la ventaja de poder hacer la gestión de equipos en forma efectivamente remota (Sony tiene una aplicación para manejar sus televisores de esta forma), y el bluetooth tiene a su favor que es más universal que el infrarrojo, ya que hasta en teléfonos gama baja es parte del hardware del equipo. Por lo mismo, Samsung desechó esta tecnología en sus modelos top de línea, y desde el S6 Edge Plus hacia adelante, incluyendo a los recientemente presentados Galaxy S7, ya no la traen, y tampoco tenemos información que el LG G5 venga con ella.

Skype en los televisores

Como lo comentamos en otro artículo, la moda de los Smart TV llegó para quedarse. Un mundo de aplicaciones y servicios disponibles en la pantalla de tu televisión como nunca lo imaginaste, pero claro, no hay que olvidar que hablamos de un TELEVISOR, y por ende, la interactividad es bastante limitada. Dentro de estas apps, una de las favoritas por muchos es Skype, la que permite llamadas de video y conversación a grandes distancias. Cuando Microsoft adquirió el servicio en 2011 por US$8500M, sabíamos que la masividad era inminente, por lo mismo, cuanto dispositivo pudiese conectarse a internet podría ser compatible con el servicio… hasta hoy.

Esta semana, algunos clientes de Smart TV Samsung se encontraron un lindo mensaje en su pantalla, como este:

Agradecimientos a @R_M_V_ por la foto

Agradecimientos a @R_M_V_ por la foto

¿Pero cómo? ¿Se acaba Skype? Sí, se acaba Skype, pero para los televisores. ¿Qué ocurrió? Fácil: Microsoft decidió concentrar el desarrollo de Skype sólo en computadores, teléfonos móviles y tablets, dejando fuera a los televisores, por ende, hay que despedirse de esta función en junio próximo. Y ojo, que no sólo afecta a los coreanos de azul, sino que también le tocará a los otros fabricantes de televisores. Esto, debido a que aunque la aplicación sea popular, eso aplicaba sólo en dispositivos portables. En televisores, la única gracia que tenía era que podías verlo en pantalla grande. Además, con los años, los fabricantes dejaron de producir dispositivos con cámara incorporada y la convirtieron en accesorio opcional, porque, en la práctica, no mucha gente le sacaba partido al servicio. Y menos mal, porque con la psicosis de “te están grabando” y noticias como las de Russia Today, el Panorama Nius del país del vodka, que hablaba de televisores espías, habría sido un riesgo inminente. Ahora la duda es saber qué pasará con las famosas cámaras, si podrán ser utilizadas en otras funciones o serán un lindo pisapape… Adorno en la casa.

NFC

Según Wikipedia, el NFC (Near field communication, comunicación de campo cercano en español) “es una tecnología de comunicación inalámbrica, de corto alcance y alta frecuencia que permite el intercambio de datos entre dispositivos.” A pesar que fue aprobada en 2003, y su aplicación en equipos empezó en 2008, a la fecha no ha logrado la penetración que hubiésemos querido. ¿Para qué sirve? Para transmitir contenidos e información sólo al acercar dos dispositivos a no más de cuatro centímetros. Práctico, pero algo costoso.

Este estándar ya viene incluidos en la mayoría de los teléfonos gama alta, y una importante cantidad de modelos gama media, pero aún así, no se ha posicionado como uno esperaría. Recién ahora, con el uso de teléfono como medio de pago (a través de proyectos como Apple Pay, Samsung Pay, Android Pay y otros) está tomando fuerza, pero aún está en pañales.

pay

En el caso de Chile, supimos de su utilidad a raíz de una aplicación para realizar cargas fraudulentas a las tarjetas BIP, las que operan bajo un estándar compatible (RFID) desde el arranque del Transantiago en 2007. Apenas fue detectado este fraude, la aplicación fue borrada de Play Store, y las tarjetas que rellenaron saldo con este sistema, quedaron bloqueadas al ingresar al transporte de superficie, porque en Metro siguen vigentes. Además, hay una aplicación del Metro de Santiago para personas con discapacidad visual que también la utiliza, en la que uno acerca el equipo a un punto determinado, bien marcado en las estaciones, y se activa un guía de audio para ayudar al desplazamiento al interior del recinto. Pero, como lo dije antes, al estar aún limitada a equipos gama media y alta, no tiene tanta masividad como se quisiera.

Otra anécdota con esta tecnología es que hace unos meses atrás, andaba rotando un video en Youtube, donde acusaba que Samsung (otra vez?) colocaba “micrófonos espías” al interior de las baterías de los teléfonos. Para demostrarlo, el individuo en cuestión desarmaba una de un Galaxy S5 y mostraba el supuesto “chip espía”… que era nada más ni menos que el NFC del teléfono. Aparte de los insultos al autor, los videos respuesta, e incluso un disclaimer de parte de la marca explicando esto, el problema es que hubo gente que creyó en el rumor, al igual que caen en concursos de Facebook, el container de cadáveres, la renuncia presidencial o el desabastecimiento de combustibles. Cuenta el mito urbano que hasta llegaron a romper teléfonos con batería integrada buscando el famoso micrófono espía (modelo que, lamentablemente, nunca tuvo NFC).

Pero al NFC le daría más tiempo, ya que su uso en reemplazo de la tarjeta bancaria plástica tiene grandes potencialidades, a diferencia de las tecnologías anteriores que sonaban lindas en el papel, pero en la práctica y mentalidad del usuario promedio, nunca engancharon con la gente.

¿Hay más tecnologías que nadie use? Por supuesto que sí, pero estas son las principales ¿Tienen alguna regalona? ¡Comenten!