Hace algunos años, más o menos 15 años, lo que la llevaba era Windows 98 (o Windows 2000, si lo tenías) y todos estaban a la espera de qué cosas choras traería Microsoft con su próxima iteración no fracasada de Windows. Pero una de las cosas que eran principales en el Windows de aquellos días era el afamado y vilipendiado Microsoft Internet Explorer.

Con el pasar del tiempo eso cambió radicalmente: la entrada de Mozilla Firefox a la guerra de los navegadores llevó a que pudiésemos tener mejores alternativas, y poco a poco comenzó a mover el mercado de los PC hacia la Web. No tuvo que pasar mucho tiempo para que alternativas ya existentes remontaran en la industria, como Opera, y otros quisieran entrar al juego verdadero de brindar la mejor experiencia para navegar el porno de la incipiente Web 2.0. Lo que nos lleva al día de hoy, donde Google Chrome es el líder indiscutido de los navegadores a nivel mundial.

Windows

«¿Banda ancha? A donde vamos no necesitamos velocidad, Marty.»

Pero que sea tan masivo no quiere decir que sea precisamente el mejor de la clase, una lección que aprendimos a la mala con el mismo Internet Explorer. Gran uso de recursos del equipo, un peso bastante grande, la alta dependencia en los servicios de Google y la instalación de cosas que nunca pediste hacen de Chrome una apuesta medianamente riesgosa en estos tiempos.

¡Herejía! ¡Quémenlo en la hoguera!

Es difícil nadar contra la corriente en un mundo donde la gran mayoría de las cosas se hacen pensando en Chrome y luego en el resto —algo que pasó durante los tiempos de gloria de Internet Explorer— pero a veces las cosas no son tan hermosas como parecen.

Chrome

«Así es, Jim. Y no pudimos hacer nada para salvarlo.»

Google Chrome, descripción artística

Google Chrome, representación artística

Tal vez sea un poco exagerado pensar que hay un riesgo inminente en tener Chrome en tu PC, pero para mí es complicado tratar con programas que instalan más de lo que prometen y poco te avisan de aquello. Está el famoso Menú de Aplicaciones de Chrome, con accesos directos a aplicaciones web que están hechas solo para correr en Chrome; la campanita de notificaciones que se aloja en tu barra de tareas, o el hecho de que mantenga corriendo en el fondo programas que “mejoran el inicio y desempeño de Chrome” alertan mi sentido arácnido. Y más aún si ves que mucha gente se queja de que “Chrome se pone cada vez más lento” o “muestra letras o símbolos raros en las palabras”. Cosas que hace poco ha ido reculando, por lo que se ha visto.

Ambas cosas me pasaron en algún momento, lo que me llevó a salir en búsqueda de un buen navegador que no me calentara el equipo más de la cuenta, pero que fuese tan extensible como Chrome… y no tuve que ir muy lejos.

Mozilla Firefox, el navegador que lo empezó todo

Zorrito de fuego

Este hermoso animalito es el Firefox. Panda rojo, en realidad. #Profesor8Gigas

A pesar que la historia de Firefox se remonta a los tiempos de Netscape, el 2002 el panda rojo zorro de fuego vino a moverle el pollo a Internet Explorer. Y se lo movió bastante lejos. 13 años después, sigue tan sólido como siempre, experimentando con las gracias que los nuevos procesadores pueden ofrecer. En PC, en Android, en su propio sistema para móviles y en iOS, Firefox sigue tan fuerte como siempre.

Ah, y es el único navegador con traducción al Español Chileno oe zí.

Opera Browser, un adelantado a su tiempo

Bl0l12r

Como dije hace un ratito, este brauser venía dando carrera desde hace tiempo, pero casi nadie lo cachaba por estos lares, y los pocos que lo tuvieron se quejaron de sus tristes tiempos con publicidad dentro del navegador. Irónico, tomando en cuenta que su próximo lanzamiento vendrá con un bloqueador de anuncios integrado, o Ad-blocker para los siúticos.

Pero lo choro ocurre el 2013 cuando decide dejar de lado su propio motor de despliegue de páginas, conocido como Presto, para unirse al club de navegadores que usa WebkitBlink, junto a Safari y el mismo Chrome, para desafiarlos en su propia cancha, siendo compatible con las extensiones de Chrome.

Vivaldi Browser, el remake de un clásico

0yku3A0

Cuando Opera decidió hacer borrón y cuenta nueva en el momento que adoptó Blink para desplegar páginas, lo hizo en serio. Su trayectoria como navegador/navaja suiza de la internet estaba más fuerte que nunca, porque era un navegador, cliente de correo y bloc de notas. ¡Hasta pa’ bajar Torrents le tenía! Pero todo eso se fue al garete cuando llegaron con el nuevo Opera, que poco a poquito ha ido retomando sus cosas…

Pero se demoraron mucho, porque en lo que Opera se avispaba reinventando la rueda las cosas hermosas que tenía, un tipo bien avivado llegó y las trajo de vuelta. Y el Vivaldi no es más que el ex CEO de Opera, Jon von Tetzchner, así “a lo Jobs”.

Y es que Vivaldi tiene mucho de qué preciarse: motor Blink, interfaz altamente personalizable, cliente de correo, bloc de notas y con la gracia de poder usarse casi con el puro teclado. Así como el Spotlight de Mac o la paleta de comandos de Sublime Text, Vivaldi te deja acceder a casi todos los comandos y opciones con un par de teclas. Hermoso, ¿no? Y eso que recién está en la beta.

¿Lo hago más hermoso? También es compatible con las extensiones de Chrome. No sea Pavarotti, sea Vivaldi.

Microsoft Edge, el borrón y cuenta nueva

dgd1iq3

¿Con cuál te pegarías un “Borrón y cuenta nueva”? El perro no cuenta.

Si, es difícil sacarse el pasado de encima, y menos cuando tu reputación es Internet Explorer; pero en Microsoft tienen todas sus fichas puestas en quien, esperan, sea su salvación del infierno robot: Microsoft Entel Explorer Edge. Y es que por mucho que digan que es Explorer vestido de seda, la verdad no podía ser distinta.

Es cosa de seguir los blogs de desarrollo de Microsoft para ver que Edge es ambicioso, que crece en el lindo jardín de la cooperación con Google y Mozilla; y aunque está un poco en pañales, el potencial está ahí, listo a salir: ya está prometido el soporte de extensiones, incluyendo bloqueadores de publicidad.

Sinceramente, no pierden nada con darle una vuelta. Es un navegador bastante decente, así tal cual.

Otros navegadores, porque el mundo es ancho y ajeno

weF9wFK

La competencia en los browsers es carnicera entre los grandes, pero en el mundo de los navegadores nicho hay harta oferta, desde los enfocados a la seguridad (Epic,TorBrowser, Dragon), la optimización (Cyberfox), la personalización (Maxthon), la flexibilidad (Lunascape), la rapidez (SlimBrowser) o sencillamente experiencias diferentes.

De todo hay en la Viña del Señor, usted sírvase no más. Salud.