La semana pasada explicamos la pelea entre los taxistas y las aplicaciones como Uber y Cabify. Mostramos cómo es una historia que se repite en cada ciudad donde aparecen: Llegan y los gremios taxistas locales reclaman con todo para que se vayan, argumentando que no son legales.

Ahora nos toca a nosotros. Luego de la protesta de un grupo de taxistas el jueves 24 de marzo, las conversaciones de los gremios de taxistas con el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones (que deberían ser dos ministerios aparte) están teniendo sus primeros resultados.

Hoy el ministro de T y T, en primer lugar oficializó lo que todavía no decían tan abiertamente: Que el servicio de Uber y Cabify es, en sus palabras, ilegal y pirata, por lo que actuarán fiscalizando vehiculos. para multar (con 15 o 20 UTM, hasta 900 lucas) y retirar los autos asociados a Uber y Cabify que encuentren. Retirando autos que son de propiedad de los conductores asociados, en el caso de Uber.

De momento no deja de ser un anuncio, y veremos qué tan concreto resulta más allá de todos los reclamos en redes sociales que se generaron tras el anuncio de estas medidas. Por cierto que los tuiteros nacionales están compartiendo los mismos consejos que en su momento mostramos que se viralizaron entre los mexicanos: sentarse en el asiento delantero, hacerse pasar por amigos…

Los gremios de taxistas están más que felices con la reacción del gobierno. Miren lo que declaró a la prensa el dirigente de la Confederación Nacional de Taxistas, Luis Reyes:

Tenemos el doble de taxis que tiene Nueva York con la poca cantidad de habitantes que tenemos nosotros, somos muchos. Esta competencia no puede existir.

Cabify, especialmente, se defiende recurriendo al artículo 80 de la Ley de Tránsito, que norma el transporte privado de pasajeros, y que también indica apenas inicia que el objetivo del Gobierno es apoyar el mejoramiento de la calidad y seguridad de los servicios de transporte público y privado, lo que no están cumpliendo al hacerle caso a un gremio que definitivamente no quiere competencia y que si lo consigue seguirá ofreciendo el mismo servicio que disgusta a tanta gente.

Y hay más: Ahora el diputado Pedro Browne (RN) acaba de presentar un proyecto de ley para regular servicios como Uber y Cabify, que ambas empresas también buscan, con ciertos matices. Mientras no se tenga acceso al texto del proyecto no se puede opinar mucho y lo compartiremos apenas esté disponible.

Y habrá que seguir pendiente cómo sigue esta historia. Porque los taxistas NO quieren a Uber y Cabify, y la razón la pueden revisar con mucho mejor detalle aquí en 8Gigas.