Sony, Microsoft y sus conferencias. Después de todo, lo más esperado al empezar cada E3, volviéndose una tradición. Pero este año, las espectativas que se tenían con una y otra eran muy distintas.

En el caso de MS, tratar de darle un nuevo impulso, ahora sí que sí, a una consola que no ha tenido la aceptación que se esperaba. En el de Sony, estaba la sensación que no se podría superar a la sobredosis de anuncios bombásticos del año anterior, y que además la principal novedad ya confirmada a la prensa económica no se iba a mostrar: La sin nombre definitivo PS4 Neo, PS4K ó PS4.5. Si no la presentarían ahora ¿para qué irían al E3?

Y Sony nuevamente demostró por qué dijeron presente, logrando que todo el mundo se olvidara de la PS4.5 anunciando juegos y más juegos que se podrán jugar en la PlayStation 4 “original”, la mayoría para el 2017. De una forma que no la habían hecho antes: Hasta con orquesta sinfónica. Y aclarando lo que será su mayor apuesta del año, la PlayStation VR, que estará con nosotros desde octubre.

Mientras Microsoft… ay Microsoft. Si Sony fue la cara de esta historia asombrando a todo mundo, MS fue el sello, llenando de dudas sobre el futuro de su actual Xbox One confirmando dos nuevas consolas más y mostrando cómo las peleas entre una división y otra en Redmond le está empezando a pasar la cuenta.

Microsoft:  #tambienparaWindows10

Puedes ver la conferencia completa de Microsoft aquí.

Desde que se presentó la Xbox One en 2013, lo de Microsoft ha sido intentarlo de muchas formas y no acertar en ningún caso. Y este año parecía que al fin aprendieron de sus errores, empezando directo al grano con el anuncio de un nuevo modelo de su consola: La Xbox One S(hica).

Más pequeña, pero sigue pareciendo un deco satelital de los venden en el mall chino

Más pequeña, pero sigue pareciendo un deco satelital de los que venden en el mall chino

En blanco y también en negro, es un 40% más pequeña que la One original, con adaptador de corriente interno y posibilidad de “modo HDR” para los juegos. Con HDR se refieren a una mejora visual, más que en la resolución: Seguiremos con juegos a 900p en esta Xbox, pero con filtros a lo Instagram.

Además incluye soporte para 4K, pero solo para video. $400 dólares costará la nueva máquina, veremos a cuanto finalmente la venderán acá. Y disponible desde agosto.

También en hardware, se anunció un nuevo modelo de control modular, al que se le puede personalizar todo, desde los sticks hasta las carcasas. (Incluso habilitaron una web para que puedas crear tu propio diseño). Aunque su cambio más importante no es estético: Ahora es Bluetooth estándar, así que no solo será más compatible con Windows de lo que ya es, sino las posibilidades para usarlo como mando en Android e iOS están ahí. O incluso en Linux o Mac.

Para muchos, el mejor control para jugar en PC

Para muchos, el mejor control para jugar en PC

Pues muy bien, todo genial para darle más energía a una plataforma con una aceptación y desempeño muy irregular comparado con su competencia directa, hasta que toca hablar de los juegos. Empiezan asegurando que MS apuesta con todo a las exclusividades, pero en cada anuncio de juego se termina mencionando la misma frase “Xbox One and Windows 10 Exclusive”.

MS tiene un problema grande: Cuando dos departamentos de una corporación se pelean entre sí, no es bueno. Y es que aquí se notó más que nunca la pugna de la división de Windows por posicionarse a toda costa, aunque afecte a las demás áreas de la compañía. ¿Querías una Xbox One pero te dicen que sus juegos se podrán también jugar en PC con Windows 10? Así, muchas ganas no dan de comprarla. Y para rematarlo, se agrega el bombazo que tiraron al final, ya llegaremos a eso.

xboxanywhere

Aunque lo bueno que traerá esta movida, lo llaman Xbox Play Anywhere: Si compras un juego adherido a este plan en Xbox One, lo tendrás para Windows 10 sin costo adicional. Y viceversa. Y en cuando a online, los jugadores de Xbox One podrán competir con los de Win10. Por fin se cumplirá lo que vienen prometiendo desde 360 y Windows Vista.

En cuando a los juegos en sí, lo que estamos acostumbrados a ver en Microsoft desde los tiempos de la 360: Gears of War 4, con más violencia y barricadas donde cubrirse. La tercera temporada de Killer Instinct, ahora con personajes de otras franquicias de MS. State of Decay 2, secuela de otro juego de exterminar zombis. Y Forza Horizon 3, que también esté en Windows 10 permitirá que más gente pueda conocer una de sus franquicias más atrayentes para la siempre amplia fanaticada de los juegos tuercas.

Quedaron juegos que no se nombraron en la conferencia. Halo Wars 2, aunque saldrá a la venta el 2017, ya tiene una beta que los usuarios de Xbox One pueden probar desde ahora mismo.

Además, Microsoft descubrió las redes sociales y los foros, presentando Xbox Live Clubs, una comunidad entre los usuarios de Live con más posibilidades que las que ahora se tienen, y a la que se podrá acceder también desde el PC o las aplicaciones para móviles que se están preparando.

Y si apostar tanto por Windows 10 dejó muchas dudas sobre el futuro de la One, el anuncio final ya nos dejó sin palabras: Nueva consola. Para fines de 2017. No tiene nombre definitivo, pero la llamaron Project Scorpion. Permitirá con un hardware más avanzado que tampoco detallaron mucho, juegos en 4K. Y prometieron que los juegos de One se podrán jugar en Scorpio con mejores gráficos aunque no habrá exclusivos para Scorpio. Y, faltaba más, que estará lista para la VR.

Los trascendidos ya están asegurando que será una consola tan potente que ya debe hablar de un cambio de generación. O lo que se pudo deducir al finalizar esta presentación: Que MS ya no quiere nada con lo que representaba Xbox One y prefiere empezar de nuevo con su siguiente sistema. Y por mientras, sus juegos #tambiénparaWindows10.

Y otra cosa, la nueva Xbox One S, no incluirá el puerto especial para Kinect que tenía el modelo original. Aunque se podrá conectar por USB con un adaptador, esto ya es la sentencia de muerte definitiva (y muy en silencio) para el dispositivo que venía a revolucionarlo todo y que juraron que nunca se podría separar de la One.

Sony: Se trata de cómo lo presentas

Puedes ver la conferencia de Sony completa aquí.

Comparado con E3 anteriores, en cantidad anunció menos títulos la ahora Sony Interactive Entertainment (dejaron el Computer en el pasado),  Para empezar, no se mostró ningún juego independiente, contrario al espacio dedicado para ellos desde que empezó la generación de PS4.

Aunque los que alcanzaron a mirar la media hora de previa en el streaming sí que pudieron ver uno que otro indie, como Pyre, el nuevo proyecto de los creadores de Transistor y Bastian.

Tampoco se mostró cómo va el desarrollo de dos de los tres bombazos del año pasado: Shenmue 3 y el remake de Final Fantasy VII.  La verdad, fue tan espectacular el golpe de efecto que lograron en 2015 que no se tenía ilusión en esta ocasión lo conseguirían superar. Y lo lograron.

Mientras Microsoft siembra más y más dudas en los usuarios que ya tienen una Xbox One, Sony respondió entregando la certeza que PlayStation 4 todavía tiene mucho que mostrar, con gameplays de juegos que están en una etapa de desarrollo no muy avanzado. ¿Que todavía no los podían mostrar con música? ¡Pues entonces que la música de fondo la interprete una orquesta sinfónica en vivo!

"And the Award goes to..."

“And the Award goes to…”

Llevamos 5 E3 seguidos en los que Sony logra sobresalir entre las demás empresas que siguen montando sus conferencias. No solo se trata de que tire bombazos, sino de cómo los presenta. Dejar los escenarios ultramodernos y realizar el evento en un teatro más pensado para los Oscar es también otra forma de dar un enorme golpe de efecto.

A esta VR hay que echarle ficha

Se esperaba que también dedicaran un gran tiempo a la realidad virtual, pero al final se mostró lo justo, lo que realmente interesaba. Primero, muy brevemente confirmar la fecha de lanzamiento de PlayStation VR: 13 de octubre en los EE.UU. Y el precio del kit. Esto hay que tomarlo con calma:

El pack básico de PSVR incluye todo lo que ves aquí.

El kit básico de PSVR incluye todo lo que ves aquí.

Por 399 dólares ¿que se convertirán mágicamente en 400 lucas?, obtienes el kit básico que se ve en la foto de arriba, con las gafas y los cables para conectarla a la PS4. Pero para conseguir la experiencia VR completa necesitarás además la PS Cámara y dos controles PS Move.  Si no los tienes, se venderá otro pack de PSVR con el kit básico + cámara + los 2 Moves, por 499 dólares.

Sony entendió que si quiere vender su VR, tiene que mostrar lo que se puede hacer con ella, así que se concentraron en anunciar los juegos que aprovecharán esta tecnología. Solo en este año tendremos 50 títulos compatibles con el PSVR. De los que se mostraron, algunos dejaron helados al público, como el modo de juego para VR que incorporará Final Fantasy XV, pero otros sí que se ven interesantes.

Empezando por una fuente inesperada: Call of Duty. Infinite Warfare se podrá jugar con el PSVR y la experiencia promete ser inmersiva y un locurón visual, con la guerra que ahora se va al espacio pero sin extraterrestres.

Luego tenemos a Batman: Arkham VR que nos promete sentirnos dentro de la piel del señor de caballero de la noche, Y Battlefront: X-Wing VR Mission  nos invitará a sentirnos dentro de las batallas espaciales de Star Wars, en un DLC gratuito para todos quienes ya tengan Star Wars: Battlefront en PS4

Ahora, lo más destacable en VR que no es el juego de los pájaros de Ubisoft que no se mostró aquí, es lo que promete ser el regreso a sus orígenes, con más terror que acción en RESIDENT EVIL VII biohazard. Sale en enero, prometiendo que su mejor experiencia será con PlayStation VR, aunque la demo la pueden probar ya los suscritos a PS Plus sin tener el casco.

Para 2017, pero en PS4.

Para disfrutar los demás bombazos mostrados en la conferencia no habrá que comprar nada adicional si ya tienes una PS4. Y se viene mucha cosa prometedora, aunque la gran mayoría la podremos probar a partir del próximo año.

En primer lugar, Activision no solo mostró nuevo Call of Duty sino se acordó que tenía más franquicias clásicas olvidadas. Vuelve Crash Bandicoot, con remakes completos (más que reediciones HD) de la trilogía original de PSOne y la aparición de sus personajes en la nueva entrega de Skylanders. Ojalá no decepcione y las ventas lo acompañen, para que ahora sí toque ver nuevas aventuras de Crash y sus amigos, un Crash Bandicoot Origins

Estos Crash saldrán en 2017, la fecha que más se repitió entre los anuncios de la conferencia, salvo excepciones como la que emocionó a los que llevaban 11 años y tres generaciones de PlayStation esperando a The Last Guardian. 25 de octubre será el día.

Otros juegos que se presentaron incluyen a Detroit: Become Human, la nueva propuesta de Quantic Dream (Heavy Rain, Beyond: Two Souls) que atravesará la frontera del uncanny valley más fuerte que nunca, y un nuevo Spider-Man, ahora desarrollado por Imsomniac, responsables de los Ratchet & Clank y más recientemente, de juegos como Fuze o Sunset Overdrive.

Y los bombazos de la noche. Empezando por un Hideo Kojima anunciando personalmente “que está de vuelta” con un nuevo proyecto, ya fuera de Konami y con todo el apoyo de Sony: Death Stranding, con un teaser que no dice mucho, aunque los que han seguido su trayectoria siguen buscando guiños y referencias.

Y los juegos con banda sonora en directo, una experiencia que nunca vista antes en una conferencia de este tipo, ni en Sony ni en la competencia. En primer lugar, Days Gone de Bend Studio, el equipo de los Syphon Filter pero que también hizo el Uncharted de Vita. Recuerda mucho a The Last of Us, pero en la América profunda rural y con una ambientación muy cuidada.

Al igual que el nuevo y esperado proyecto de Guerrilla, Horizon: Zero Dawn, que cada vez se ve más y más mejor. Y el que empezó todo en la conferencia y dejé para el final por lo que representa. No solo es un Nuevo God of War. Es que ahora  un Kratos más mayor nos presenta a su hijo. Un guiño y respeto a quienes empezaron con la saga en PS2, en plena juventud y ahora son padres de familia y siguen disfrutando de los videojuegos.

Horizon estará disponible desde febrero de 2017. Mientras que God of War, Days Gone, y además Zero Stranding, Detroit.., todos se anunciaron como “en desarrollo para PS4”, sin mencionar una fecha de lanzamiento concreta. Lo que no dejan de ser buenas noticias. Sony dejó en claro con estos lanzamientos que no van a abandonar antes de tiempo a los usuarios de la PS4 original y seguiremos viendo nuevos y mejores juegos en los años que vendrán. ¿PS4.5? Todavía no es el tiempo para hablar de eso y seguro que sabrán cómo convencernos que no es tan mala idea como ahora lo parece.

¿Y PS Vita? Como en 2015, brilló por su ausencia.