En el mundo tech, desde que Google compró Motorola el 2013, la amamos. Aun con Lenovo al mando, la seguimos amando: buenos telefonos, sin software basura y a buenos precios. Desde el Moto G de 2013 (que siempre tiene un pedacito de mi corazón <3) tengo un Moto. Se lo he recomendado a todos mis amigos y conocidos, y yo mismo he ido subiendo en el eslabón hasta llegar al Moto Maxx.

Una advertencia: Esta es una queja muy personal.

En 2014 gracias a una promoción de un operador, consegui un Moto X 2014 a $0. Era un telefono perfecto salvo en dos pequeños problemas: su diminuta bateria (2400 mah para alimentar a un poderoso corazon)… y su pantalla no apta para manos de mantequilla.

Siendo bastante cuidadoso con mis telefonos, este ha sido el unico telefono que no he podido vender porque la pantalla se fue a negro, y no volvió más. Visto en la necesidad, fui a mi operador y me vi entre dos opciones: el Moto X Style (que no me alcanzaba del todo)… y el Moto Maxx.

En especificaciones, es el mejor teléfono que he tenido: Snapdragon 805 2.7ghz, 3 gigas de RAM, 64GB de almacenamiento, camara de 21 megapixeles, y pantalla de 5.2″ quadHD. Era un Nexus 6 en formato pequeño. Ah, olvidaba algo, y la clave de este telefono: Batería de 3900 mah. La batería mas grande puesta en un telefono. Y la razon por la que aun lo tengo, la batería dura muchísimo.

El problema es que esa duración provoca muchas horas de frustraciones (?), gracias al talon de Aquiles del Moto Maxx: Lollipop. 

El Maxx si mal no recuerdo, fue el primer Moto en recibir Android Lollipop en Latinoamérica, en la versión 5.0.2. Y esa versión fue la peor de Lollipop. El Moto G original se volvió casi inutilizable gracias a el. Lollipop vendría a ser para Android como lo que fue Windows Vista: bonito, pero increible devorador de recursos, y muy lento.

Lee también: Moto en 8Gigas.

En el Moto Maxx da múltiples problemas: lag general en el sistema, problemas con bluetooth y Wi-Fi, ademas de los inconvenientes asociados a Lollipop 5.0: gran uso de recursos, y lo mas grave, una fuga de memoria.

Se supone que Lollipop 5.1 arreglaría esto. El Droid Turbo (el pariente gringo del Moto Maxx) lo recibió, porque ellos no recibieron 5.0. Nosotros no lo recibimos.

Y luego de eso apareció Marshmellow. La versión 6.0 de Android es todo lo que Lollipop prometia, sin sus defectos. Es capaz de cambiar telefonos: antes de que mi Moto X 2014 muriera, lo alcance a instalar, en noviembre del año pasado. El teléfono nunca habia sido tan bueno, la batería duraba mucho más y la estabilidad era excepcional. No hubo necesidad de hacer pruebas: Fue bueno desde el inicio.

De Marshmallow en el Maxx recien volvimos a saber en Marzo, y con una promesa de que estaba en pruebas. Estamos a Julio, y aún nada. Ya hasta sabemos el nombre de la proxima versión de Android, Nougat (deberia haber sido Nutella)… y dudo que siquiera piensen en actualizarlo.

Lo peor de todo es que Moto es una compañia que es conocida por actualizar rápidamente sus equipos. Hasta el Moto G 2014 de mi mamá tiene Marshmallow, pero parece que a Moto se le olvidó un equipo. ¿Moto, por qué nos has abandonado?

Un miembro del equipo me decia que me pasara a CM13. Pero no tendria porqué ser asi. Por algo compré el flagship de la compañía: para no tenerle que meter mano.

Mi hermano, que también tenia un Moto Maxx, cansado de los problemas que le dio, se aburrió de esperar: lo cambió por un Galaxy S7 Edge.

Yo en cambio, deberé esperar hasta fin de año. Y lo peor de todo, es que puede que lo cambie por un Moto Z.

Estupida y sensual Moto.