Hace algunos meses, vimos bastante polémica en redes sociales y medios de comunicación masivos con respecto al servicio prestado por Uber y Cabify, empresas de transporte privado que utilizan la tecnología para ofrecer sus servicios de traslado de pasajeros dentro de la ciudad, algo similar, pero sin smartphones a lo realizado por épocas por los taxis, principales detractores de este “emprendimiento”.

Yo la conocí en un tacsi (8)

Yo la conocí en un tacsi (8)

Ya en nuestro sitio hemos gastado suficientes caracteres y megas explicando cómo opera esto, la estrategia utilizada para instalarse en los distintos mercados, el rechazo acérrimo de taxistas por la amenaza a su negocio, etc. Pero ahora, esta historia suma un nuevo capítulo que va a sacar aún más ronchas a sus enemigos, ya que la compañía Uber anunció que empezó a implementar un plan piloto en las tres ciudades donde opera (Santiago, Valparaíso y Concepción), donde se aceptará el pago en dinero en efectivo para los viajes. Eso sí, como se trata de un período de pruebas, sólo ciertos usuarios seleccionados aleatoriamente podrán acceder a dicho modo de pago.

Según palabras del gerente general, Carlos Schaaf, a EMOL, la decisión de aceptar dinero constante y sonante se da porque “no creemos que el hecho de tener una tarjeta de crédito deba ser una limitante para poder acceder a este servicio.”.

Eso sí, ya en el mismo anuncio de la empresa hay críticas a la idea, principalmente por lo complejo que será para conductores (que, como sabemos, están en un limbo legal-laboral) manejar efectivo y lo que implica en términos de seguridad, ya que aumenta su exposición a asaltos. Además, hay que sumar que con esta iniciativa, seguirá creciendo el descontento del gremio de taxistas contra la aplicación, y podría minar los intentos por regular este negocio.

Hay que estar atentos a ver como funciona esto y las consecuencias, por lo cual, y como dirían los portales de noticias hambrientos de clickbait, esto es Noticia en desarrollo…