Hace algunos días les hablamos un poco del Galaxy Note 7, el nuevo terminal de alta gama de la coreana Samsung, presentado con bombos y platillos en Nueva York, del cual se estimaba su aterrizaje en Chile a fines de agosto. Nos sorprendimos con el lector de iris, la resistencia al agua, su conector USB-C, su batería potente… 

Me detendré ahí, en lo de la batería, ya que dicho componente le está causando un gran dolor de cabeza a la compañía con su estrella, que no lo curará ni el paracetamol ni una avalancha de likes de Facebook.

Esto, debido a una denuncia filtrada por internet, donde se mostraba un Galaxy Note 7 en China al que le explotó su batería mientras era cargado. En ese momento, se habló de que podrían haber utilizado un adaptador USB-C pirata, que no eran las condiciones normales de carga, etc. Hasta ahí, podría haber pasado sin pena ni gloria, pero la situación se complicó cuando se supo de otro caso similar donde un cercano al afectado confirmó que se utilizaron los accesorios originales y que la marca se hizo responsable por lo sucedido. Las sospechas crecieron aún más, cuando se supo que el despacho de productos e inicio de venta del modelo en varios mercados (incluyendo el chileno) se detuvo para realizar nuevos controles de calidad a los equipos.

Oh wait...

Oh wait…

Al final, los rumores eran ciertos, ya que Samsung confirmó 35 casos a nivel mundial (hasta el 01.09.2016), por lo cual, se tomó la drástica decisión de frenar la venta del equipo y se llamó a revisión los dispositivos que ya están en manos de los clientes, para ver la posibilidad de reemplazo del producto por uno nuevo.

You had one job

Según la información publicada en el sitio Sammobile citando fuentes de la compañía, la falla radicaría en la batería del teléfono, la que afectaría a 0,1% de los dispositivos disponibles en el mercado, pero que se decidió por el reemplazo del terminal, para privilegiar la seguridad de los usuarios y evitar suspicacias mayores.

¿Y qué pasa en Chile? Por suerte, estábamos dentro de los países en los que se retrasó la llegada del producto, por lo cual, no hay mayor riesgo ya que el teléfono no estaba a la venta masivamente en nuestro país. En el caso de las personas que se hayan traído el equipo desde otros países o lo haya comprado vía AliExpress, Zona Franca o alguna de estas importadoras que traen teléfonos, les recomendamos que se contacten con la representación local de la marca para evaluar caso a caso.

“Oye, me llegó un Whats…”

Desde la irrupción de Samsung en el mercado de los teléfonos móviles, es primera vez que se reporta una falla masiva de estas características, lo que ya es un duro golpe para sus intenciones de superar a Apple en el mercado de los equipos de gama alta, y donde actores como Huawei ya estaban haciendo mella.