Ayer, les mostramos la primera parte de la conversación que tuvimos con Alejandro Núñez (@bicubico), el editor general del sitio de divulgación científica Etilmercurio, que ha dado mucho que hablar en las últimas semanas.

Nos quedaron algunas cosas pendientes de la entrevista, que están más que interesantes, así que las compartimos hoy con ustedes.

Lo difícil de hacer ciencia en Chile

Exoplanetas, lo más destacado entre lo que se investiga en Chile

Exoplanetas, lo más destacado entre lo que se investiga en Chile

«Hacer ciencia es difícil, no es que vayas a las páginas amarillas o al diario a buscar un aviso que diga “se busca científico”. Tienes que decir “yo sé hacer estas cosas” y golpear puertas para buscar quién financia tu investigación.»

«En general mucho de los que están en Etilmercurio están relacionados con presentar estudios, presentar proyectos aprobados por CONICYT y en general hay una visión que falta plata, que no se está cumpliendo el espectro completo de las cosas que se deberían cubrir. Aunque se han hecho anuncios y hay que esperar que lo anunciado ocurra. Pero claramente es insuficiente.»

«Una mezcla entre el CONICYT y el Ministerio de Educación se necesita para alfabetizar más en el tema de ciencia a la población. No nos podemos quedar tan atrás.»

«Chile en este momento es reconocido por su vino, la agricultura, el cobre y también por la astronomía. Cualquiera de estos elementos requiere elementos científicos fuertes. Y tenemos nosotros todo lo necesario para hacerlo en casa. Siento que no se está volcando la cantidad de recursos necesarios para hacer ciencia.»

Aunque podría ser peor: «En el Gobierno anterior, se pensó pasar CONICYT al Ministerio de Economía. Una pésima señal para la ciencia, porque se pretendía mercantilizar la ciencia, y dejar como únicas ciencias que servían a las que se les pudiera poner un símbolo de precio al final.»

«Y la ciencia básica, simple, investigación pura, quedaba relegado a un plano súper ajeno. Con esa visión, aunque se tuviera los recursos, jamás se habría hecho un Gran Colisionador de Hadrones en Chile porque no era monetizable, Ese tipo de cosas le hace un flaco favor a la ciencia.»

Y pese a estos inconvenientes, ¿se investiga en Chile? Sí, y Alejandro destaca las «investigaciones astronómicas en las que participan Chilenos. Por ejemplo, el observatorio La Silla. Que empezó como un observatorio generalista, se está ahora especilizando en la búsqueda de exoplanetas. Planetas ubicados en otras estrellas. Lo que se ha conseguido en La Silla es increíble e imposible de replicar en otras partes del mundo, son investigaciones que te vuelan la cabeza.»

«En cuanto a energía, aprovechando el desierto, hay variadas investigaciones sobre convertir la energía en solar. Y resolver el principal inconveniente de montar plantas solares en el norte: La constante presencia del polvo.»

Interactuar con los lectores

Responder a los antivacunas es solo una parte del trabajo en Etilmercurio de interactuar con los visitantes.

Con los comentarios en general, «Tomamos una política bien dura: Borramos los insultos y garabatos. Osea, si no se ve un interés en comentar, sino usar la plataforma para atacar, esos comentarios se borran directamente. Queremos además, mantener el sitio lo más PG-13 posible, que también lo puedan leer los niños.»

«Ahora, todos los demás comentarios que recibimos si que los respondemos y a veces es un desgaste. Si nos dicen “Oye, vimos esto en este blog”, leemos ese blog, lo leemos completo y armamos una respuesta.  Todos los comentarios así los respondemos.»

Ahora, ¿si hay alguna cosa que corregir? «Tenemos la política que si algo sale mal, se cambia. Antes incluso que responder el comentario que nos dice en dónde nos equivocamos, si el error corresponde, se cambia».

¿Y lo que viene?

etimercuriohomem

En menos de un mes, @Etilmercurio llegó a los 2.000 seguidores en Twitter. «Esto hasta nos sonroja porque uno pensaría que recibimos mucha mala onda de grupos que están en contra de nosotros. Pero en general la onda es buenísima. Nos recomiendan mucho, nos usan de referencia, o nos usan casi como observadores de la ciencia. Incluso cuando un político quiere hacer alguna cosa que no tiene nada de científico, los acusan con nosotros. Todavía no sabemos qué vamos a hacer con eso, pero igual es cuático. Somos suficientemente respetados como para que la gente quiera que nos involucremos en sus problemas. En las cosas que le afectan a ellos, y eso se siente súper bien.»

Ahora, ¿los desafíos que vienen? Seguir acercando la ciencia a más gente, «Nos encantaría que en los colegios, los cabros, hicieran las tareas sacándonos a nosotros de ejemplo».

Para eso, saben que hay que ir más allá de los textos: «Queremos hacer videos para explicar brevemente y de manera sencilla conceptos científicos que son complejos de entender. Queremos educar, cómo hacer investigación, cómo es el método científico. Entregar unas pinceladas para hacer un elemento».

«Tratar de rescatar que la ciencia no es solamente para los que usan anteojos y una bata, no es una cosa totalmente nerd y que si te gusta la ciencia necesariamente tienes que ser científico. No creo que la ciencia le tenga que gustar solo a los científicos. La ciencia es suficientemente linda por sí sola para que le guste a un montón de gente.»

Y seguir escuchando las sugerencias del público para tratar nuevos temas con el ojo etilmercurista: «Nos han sugerido temas, como la ciencia tras los cosméticos y sus avisos de cremas que te hacen más joven en 10 días, pestañas 23% más largas en 10 días».

Siempre, manteniéndose pendiente de desenmascarar a los impostores de turno: «Cuando alguien salga disfrazado de ciencia, créeme que vamos a estar ahí»

Y el mini cuestionario 8G

“Somm”, uno de los documentales recomendados por la gente de Etilmercurio. Disponible en Netflix.

 

Para ya finalizar esta extensa conversación, le preguntamos a Alejandro sobre asuntos más livianitos: Cómo se divierten los etilmercuristas, y las tecnologías que maneja a diario.

¿Viste el Mundo de Beakman?

«Sí, lo vi. Y de hecho, a mi hijo de ocho años le empecé a mostrar las grabaciones antiguas del Mundo de Beakman. Y rayaba, le encantaban. Y esa cuota de humor que tenía Beakman para explicar la tratamos de mantener. También rescato el trabajo que realizan los Mythbusters, aunque en otro sentido. Por que al final de cuentas, ellos realizan ciencia aplicando todos los pasos del método científico.»

¿Qué series de televisión siguen en Etilmercurio?

«En nuestro grupo suenan mucho series como Cosmos, mucho GIF de Neil deGrasse Tyson, cosas así. Pero en general en la onda de Cinetilmercurio, recomendar series y peliculas, por ejemplo, Somm, un documental sobre la ciencia de la fabricación del vino.»

¿Y videojuegos?

«No hay mucho gamer en Etilmercurio. A título personal tengo ganas de hacer un artículo sobre No Man’s Sky, que sigo jugando: La física, la química creada para el juego.»

¿Windows, Mac o Linux?

«Uso Ubuntu GNOME 16.04. Nunca me acostumbré a Unity. A mi GNOME me gusta mucho más e incluso en la pega utilizo el Ubuntu.»

¿Y por qué usas un Xiaomi?

«Yo antes tenía un Samsung Galaxy S3 y me puse a buscar un reemplazo para ese Galaxy S3 que ya le costaba cargar. La batería no andaba bien y el conector tampoco andaba bien. Me puse a buscar alternativas y entre ellas me encontré con Xiaomi. Leí muy buenas reseñas del Xiaomi, encontré una buena oferta del Mi 4i y me lo traje. Y lo amé. Lo amé con locura. Era livianísimo, era rápido, la batería duraba un montón, pantalla muy brillante. Y también me di cuenta que el sistema operativo venía bien pensado. Por ejemplo, si querías compartir wifi, no eran 17 clicks para llegar a la opción sino un par de ellos.»

«Pasado un tiempo, salió una oferta del Xiaomi mi5. No me aguanté y también me lo traje. Además que la cámara de los Xiaomi es maravillosa.»


Fue una conversación extensa, pero a la vez muy fructífera. La labor que está realizando el equipo de Etilmercurio merece aplausos y que le pongamos nuestra atención a quienes tratan de acercar la ciencia a la gente, con bases poderosas y un lenguaje que todos podamos entender. Así que no dejen de ponerle el ojo.

¿Qué opinan sobre la labor de Etilmercurio? ¿Los leen?
¡Esperamos sus comentarios!

(Con la colaboración de Juan Esteban Valenzuela en la entrevista y fotografias)