Si temíamos por los empleos y que las máquinas se tomarían el poder, bueno, ya podemos tener un poco más de miedo: Ayer Amazon presentó su nuevo concepto de tienda, llamado Amazon Go. 

Imagina esto: Vas al supermercado, tomas un pancito con mortadela y una caja de té para la once, y luego te vas. En cualquier tienda del mundo estás robando, pero en la tienda prototipo que planea Amazon, es distinto: Esa es la misión de la tienda. Vas, tomas lo que quieras llevar y chao. Simplecito.

¿Pero cómo pago? Ese es el truco, allá no tendrán cajeros ni cajas. Tú llevas tu teléfono (Android o iPhone. Sorry, Windows Phone) con la app de Amazon Go, lo pasas por el sensor y el torniquete se libera (Sí, algo así como lo que nos gustaría que hiciese el Metro de Santiago, pero bueno…) para ejercer el capitalismo.

¿Y cómo saben qué me llevo? Tienen instaladas muchas cámaras, muchos sensores y hay muuuucha inteligencia artificial implicada para saber qué rayos te llevas.

Pero… pero… pero. A ver, si no entendiste, nuestros amigos de Amazon tienen un video con Troy McClure explicando cómo funciona.

Los empleos y la tecnología

Sí. Esto realmente es un golpe de realidad. La tecnología está absorbiendo empleos, pero no hay que temer (aún). Esta es sólo una tienda, aunque según The Guardian, esperan abrir 1999 tiendas más en Estados Unidos, eventualmente en el futuro.

Siendo aún más realistas, este es sólo un experimento de Amazon. De hecho, puede ser la única empresa en el mundo capaz de hacer esto porque es muy probable que pierda plata, pero a ellos les da lo mismo, por una razón simple: Los datos son mucho más valiosos, y con esta tienda es exactamente eso lo que hacen: Recopilar datos.

Ahora bien, en Chile aún no tenemos de qué preocuparnos; los empleos de cajero siguen estando seguros. Ni siquiera tenemos la tienda de Amazon como para poder decir “ah, el futuro está aquí”. Es más, mientras en Amazon le dicen que no a las filas, en Chile, las tiendas de retail ponen filas hasta en sus páginas para que no dejemos de recordar lo adelantados que estamos tecnológicamente.

Así que, señores todos, los empleos para todos siguen estando seguros.