Por el Giga Invitado, @aaiko

En principio, uno quiere un móvil que sea todo terreno, que apañe y que a la vez, tenga su propio estilo. Dentro de esto, cada una de las marcas que usan Android modifica el sistema operativo para añadirles su toque personal, y así distinguirse unas de otras.

Ésta modificación del sistema es generalmente a nivel gráfico, estético, en cuanto diseño, de interfaz y recibe el nombre de capa de personalización. A veces son invasivas –esto no es necesariamente malo–, otras veces muy sutiles. Hoy, voy a analizarlas.

Escribo esto desde una apreciación personal que utilizo siempre antes de comprar cualquier cosa relativa a la tecnología como también desde la experiencia de haber usado móviles de cada una de las marcas de las cuales haré un comentario.

Huawei: EMUI

La capa de personalización de Huawei se llama EMUI, es bastante agradable a la vista, elegante e intuitiva… Pero es excesivamente pesada. No importa cuanta RAM tenga tu móvil, de un momento a otro es capaz de utilizar la mitad de ella sin tener nada abierto y esto se nota en el desempeño. El teléfono lagueará y muchas veces no queda otra que reiniciar. Por lo tanto, no van a importar mucho las especificaciones del móvil pues EMUI en algún momento puede frustrar tu experiencia de usuario.

HTC: Sense

HTC también modifica la interfaz y añade su propia capa, conocida como HTC Sense. Esta es una capa bastante agradable a la vista y muy elegante. La diferencia e importancia está en que los taiwaneses han logrado no impactar en el rendimiento de sus móviles. Cualquiera que haya usado algún HTC One se habrá dado cuenta de lo que expongo, realmente es una capa rápida, fluida, sin lags y digna de un móvil de gama alta.

Sony: Xperia UI

Sony apostó por entregar una experiencia de usuario visualmente cercana a Android puro, pero con aplicaciones multimedia de calidad que uno siempre agradece.

Estas aplicaciones por lo general son bastante útiles y con conexiones a servicios web, como Spotify, Facebook o Flickr. Claro, en Sony tienen muchas apps, pero son apps de calidad. Pero ¿Influyen en el rendimiento? De hecho no.

Moto: Android (casi) Puro

Si no le vas a meter mano, los Moto traen la experiencia más pura de Android posible (sin contar los Pixel/Nexus). Sólo tienen un par de agregados (como los gestos, que en realidad son bastante útiles) que se pueden desactivar al vuelo, y eso es todo. Si es que las 3 apps de Moto tenían algún impacto en el procesador, ahora no lo tienen.

Samsung: Touchwiz

Samsung optó por meter mano a la apariencia e inventó TouchWiz, odiado por muchos y querido por pocos, en la actualidad no es tan invasivo e imprime en los móviles el sello de la compañía. Se aleja de Android puro, pero no al extremo de hacerte olvidar que lo estás usando. La modificación viene dada por el launcher y una serie de aplicaciones multimedia propietarias. Sobre la capa: Mucho eyecandy, prefiero algo más sobrio.

El punto negativo de Touchwiz es su eterno lag. Es cierto que cuando usas el terminal por primera vez vuela pero en uno o dos meses perderá el rendimiento y te frustrará. Y esto le pasa a todos los usuarios de Samsung. No lo digo yo, lo dicen los propios usuarios en distintos foros y que terminan instalando una rom distinta para aprovechar mejor el terminal. TouchWiz es un comilón de RAM.


En un próximo post, hablaré sobre qué hay que tener en cuenta sobre los procesadores de los teléfonos y qué facilidades dan para meterle mano al móvil.