“El internet en un principio tenía muchas limitaciones y ahora tiene cada vez más oportunidades”. Con esta frase, Ricoh (Marca de impresoras pro) presentó esta semana sus nuevas propuestas para la industria gráfica, editorial e impresa.

El poder de los colores

Para empezar, Ricoh nos mostró su VC60000, que más que una impresora, es una estación completa de impresión off-set personalizable a gusto del consumidor.

La personalización también está en sus cartuchos, los que entregan la posibilidad de usar colores dedicados. Destacando especialmente el cartucho amarillo fosforescente, que logra impresiones realmente luminosas, sin tener que combinar los cuatro tonos base, sino solo el cartucho con el tono dedicado.

Cámbiate al amarillo… pero fosforescente.

Asimismo, Ricoh ofrece el cartucho dedicado en blanco, que permite resultados interesante al imprimir sobre papel en negro.

Blanco en papel grueso negro. Un blanco salvaje.

Ahora, la principal novedad de la VC60000 es su control totalmente digital. Todas las funciones de la máquina se pueden controlar desde una aplicación especial en el PC o Mac, para imprimir directamente desde allí. Así que los trabajos que requieren estar listos “para ayer”, con este producto sí que lo estarán.

Y en todos los colores

Otra de las novedades presentadas fue la Duplo DC-616, que permite de manera automática, labores que algunas imprentas todavía realizan a mano, como doblar o recortar, incluso hasta tamaños tan pequeños como el de una tarjeta de presentación. cof cof, atentos administradores de 8Gigas con las tarjetas de presentación

El lento paso a digital de la industria gráfica

Hablemos de precios. Para tener una VC60000 hay que desembolsar por lo menos sus dos o tres millones… de dólares (De $1.300 millones a $2.000 millones de pesos chilenos). Así que estoy un 99% seguro de que no la tendrás en tu escritorio (especialmente por su gran tamaño), pero si trabajamos de una forma u otra en el tema gráfico, vamos a terminar recurriendo a una imprenta o servicio que sí es posible que disponga de una de estas.

Conquistar a la industria gráfica no ha sido fácil.

Respecto al avance de la tecnología digital, conversamos con el vicepresidente de Ricoh para Latinoamérica, Ángel Bustamante, quién nos comentó que en la industra gráfica, la revolución digital ha llegado con más lentitud, en un mercado donde se sigue utilizando equipamiento de hace 15 años e invertir en semejante equipamiento se vuelve prohibitivo, se descarta por las dudas que genera en su rentabilidad y utilidad a largo plazo.

Pero no solo de impresoras gigantes se habló, sino que también se mostraron otras iniciativas para llevar el papel impreso al mundo digital, una de las más destacables es Clickable Paper, aplicación para el teléfono con la que podemos obtener información extra escaneando cualquier texto o impreso con esta tecnología. Una forma muy atractiva de darle una vuelta a la realidad aumentada.

Y por cierto, todas las posibilidades que otorga este equipamiento para optimizar y mejorar los tiempos de impresión y también el flujo productivo. Porque con una máquina como estas, se puede imprimir en cantidades pequeñas sin resultar por ello más caro. Lo que facilita bastante el trabajo de hacer prototipos impresos o muestras de prueba.