El Metro de Santiago, ese medio de transporte que nos ha cambiado la vida a la mayoría de los santiaguinos, ya sea por opción u obligación, ha dado la triste noticia del fallecimiento de los boletos físicos. Sus funerales se harán el 15 de agosto en las 108 estaciones del ferrocarril subterráneo.

Nah, seremos más específicos: la empresa estatal anunció que se dejarán de fabricar los clásicos boletos de cartón y banda magnética, ya que se privilegiará el uso de la tarjeta Bip! como el único método de pago en el transporte público. Esto, principalmente empujado por la inauguración de la Línea 6 en septiembre, que sólo operará con tarjetas, dejando en el pasado al boleto unitario, el escolar o el adulto mayor. Pero, como cualquier proceso de cambio deja bastante dudas, trataremos de aclararlas en el siguiente post de Línea 8, la línea que no construirán en el mediano plazo.

Estación Pudahuel

¿Si soy escolar?

Usted ya tiene la TNE hace rato, y que viene con el chip incorporado, por ende, ya no tiene necesidad de usar boletos. Además, ya desde hace un tiempo se habían sacado del mercado los tickets escolares por este motivo, así que no hay un gran cambio al respecto.

¿Y si soy adulto mayor?

Acá la cosa cambia un poco, ya que podrá seguir utilizando el beneficio de tarifa rebajada en el Metro, pero tendrá que reemplazar su credencial por una tarjeta especial con el chip, personalizada, y que permite bloquear en caso de robo o pérdida. Para ello, desde el 10 de julio Huamachuco podrá averiguar vía telefónica o en la página del Metro la estación donde debe acercarse a retirar el plástico (la que será asignada según su domicilio) a partir del 31 de julio, fecha en la que dejarán de expenderse los boletos Adulto Mayor. Esta tarjeta va a costar $1000 durante el primer mes hasta el 31 de agosto, donde subirá a $1550, que se pagará sólo una vez. Si aún queda con boletos guardados, los podrá usar hasta el 01 de marzo de 2018.

La nueva TAM (no, no la aerolínea)

¿Y si soy de regiones?

Tendrá que comprar la tarjeta, ya que la idea es que utilice el sistema en toda su integración. Por último, le va a servir como recuerdo o si tiene que volver en el mediano plazo, total, su saldo tiene una vida útil de 2 años si no se usa.

¿Y en caso de emergencia?

Acá viene lo más interesante, y extrañamente, lo menos comentado. Actualmente, en el caso de que un tren quede en panne o un sigma (persona en las vías) que implique suspensión del servicio y salir rápidamente de las estaciones, les entregan un boleto de Evacuación, que podrá utilizar en su siguiente viaje. Como las nuevas líneas no invitaron al boleto a la fiesta, estos serán reemplazados por un código o ticket de viaje, que se ingresará a través de internet entregando un viaje de compensación, el que, a diferencia del ticket físico, podrá usarlo en toda la red del Transantiago, ya sea el metro, los buses, o incluso, el flamante Tren Central a Nos.

Y si se descarrila? Está todo pensado!

¿Y si me quedé con un boleto unitario de recuerdo?

Ojo, el 15 de agosto saldrán de circulación desde las boleterías, pero no morirán ese mismo día, ya que seguirán estando vigentes y perfectamente válidos hasta el 31 de diciembre, donde pasarán a la historia, junto con el boleto Valor y el respeto en hora punta.

Finalmente, el futuro de las nuevas líneas

Jugando con la realidad virtual y las nuevas puertas de acceso

Con respecto a las nuevas líneas 3 y 6 (y posiblemente, la 7) no sólo llegarán sin tickets físicos, sino que con otros cambios innovadores, como son trenes sin conductor, alimentación eléctrica aérea (las famosas “catenarias”), puertas de andén para evitar el suicidio o la protesta de hora punta en las vías, boleterías automáticas y nuevos accesos sin torniquetes, sino que con puertas de corredera que se abrirán por ambos costados, y que significarán un desafío importante para las costumbres del capitalino, el mismo que se sorprende con la lluvia y que ya te mostramos un adelanto hace algunos días, cuando hablamos de la Línea 7.