Por el dream-team de 8Gigas, Macarena Salinas y Carla “Zukiita” Herazo.

8Gigas fue acreditado este fin de semana a lo que se suponía, sería un evento de lujo: Super Japan Expo en el Movistar Arena. Hace unos días les comentamos sobre los invitados que vendrían, invitados que, por cierto, eran de primer nivel.

Sin embargo, lo que pintaba a ser la mejor exposición de Japón en Chile, sólo terminó como un evento de aquellos que no queremos seguir viviendo en el país: La desastrosa organización de Noix Producciones empañó lo que podría haber sido un evento de calidad regional.

Super Desorganización Expo

A voz de prensa y asistentes, fue impresionante ver la cantidad de errores de nivel principiante que se cometió en la producción del evento. La organización de espacios, los accesos, la seguridad e incluso algo tan básico como la disponibilidad de baños parecieron haberse realizado a la rápida y sólo por cumplir.

Desde antes de la apertura que comenzó mal: Filas sin señaléticas que simplemente continuaban llenándose de personas que no sabían si era fila VIP -o no-, solo para esperar a las puertas que abrieron con una hora de retraso. Más tarde los mismos asistentes al evento denunciarían que a los cosplayers les estarían quitando parte de su vestimenta (como huinchas) por considerarse peligroso, quien sabe para quién. Esto, sin embargo, sólo ocurrió el día sábado, ya que el día domingo sí se dejó entrar a los cosplayers con su vestimenta. Un alivio.

Numerosas quejas se formaron en contra del staff, el cual definitivamente no estaba capacitado para serlo: Con faltas de respeto a los asistentes e incluso a la prensa (Nos pelotearon solo por preguntar información del mismo cronograma que ellos mismos no estaban respetando), desconocimiento acerca de todo y, por cierto, desaparición total el día domingo, ni siquiera ellos eran los indicados para preguntar sobre lugares porque, por cierto, la señalética era escasa tirando a nula. Aún seguimos pensando en que no visitamos cada espacio habilitado para el evento, ya que nadie sabía las ubicaciones y los horarios de cada espacio.

Al dar vueltas por el evento encontramos una entrada que decía “Acceso VIP”, preguntamos a quienes custiodaban la puerta o algo así que era lo que había abajo y nos respondieron “no sé, tienen que ir a ver, creo que hay unas tiendas“. Por un lado los que estaban ahí no sabían nada y por el otro, la entrada VIP nunca fue… Cualquiera entraba y lo que había bajando esas escaleras tan exclusivas era el espacio oculto asignado a las tiendas.

El calor y la gente apretada por un pasillo diminuto hizo que no pudieramos ver los stands de ilustradores, dimos dos pasos hacia ellos y nos devolvimos por no poder avanzar.

Durante los días hablamos con diversos asistentes, entre ellos una de las ilustradoras que contaba con stand. Una de sus quejas era la misma de varios participantes, el mal lugar que les dieron teniendo en cuenta lo que pagaron (unos $200.000 pesos), sumado a la mala señalética del lugar además de que durante el domingo uno de los principales accesos al sector estaba cerrado y ella misma había tenido que pegar carteles para guiar a los asistentes al “Artist Alley”.

El lugar donde estaban los ilustradores era grande, pero también estaba Geekz y un “Game Room” enfermo de ordinario, bien pobre y mal ubicado (Seis notebooks en un rincón, al lado de un acceso). Los stands de los artistas eran pequeños, con pasillos donde la gente chocaba y a ratos se formaban aglomeraciones que impedían mirar y comprar en paz, y tomando en cuenta que muchos andaban en cosplay, con props y mochilas era todo mucho más incómodo. Durante el sábado una de las entrevistas a los cosplayers se hizo en un escenario improvisado en un rincón del sector de tiendas, por lo que se hacía el medio taco entre los que estaban vitrineando y los fans de Kaname.

Caminando entre estas tiendas nos dimos cuenta que varias personas miraban hacia arriba, al mirar junto con ellos nos encontramos con uno de los artistas invitados a la mitad del pasillo sobre una plataforma. Creo que ese tipo de escenario no es digno para ningún invitado, además ni un bebé con oídos nuevos podría haber escuchado lo que decían con el escaso volumen que había.

Luego nos enteraríarmos que ese escenario era el “M&G Room”. 

Después de dar mil vueltas nos encontramos con tiendas al aire libre, muy desplazadas y escondidas al acceso. Aquí fue el primer lugar en el que encontramos algo fuera del animé: Una tienda que tenía postura de kimonos (y que al parecer también los vendía pero no estamos seguras). Muy “Super Japan Expo” será, pero exposición de Japón tenía sólo el animé y las bandas invitadas (bandas que, por cierto, son reconocidas por su participación en ciertos animé).

Super Filas y Retrasos Expo

Especialmente irritantes fueron las kilométricas filas para absolutamente todo: La expo se dividía en hacer filas o ir a ver las actividades. Desde la ya señalada fila para entrar hasta cualquier cosa adentro. El evento solo tenía dos baños habilitados, provocando filas de hasta una hora para poder llegar al servicio. ¿Tienes hambre? Qué pena: Lo que llevaste te lo botaron al entrar, así que tenías que hacer una fila de dos horas para llegar a pedir y poder comer algo.

¿Y los cosplayers? De nuevo, y como es la tónica de los eventos en Chile, no existió ningún lugar habilitado para cambiarse, así que (también) debes hacer la fila para ir al baño y demorarte lo menos posible o te arreglas en el pasto.

Ah, sí, ¿Quieres entrar a un evento? Otra fila de una hora. 

Por otra parte, la fila para entrar a VAMPS comenzó a las 10 de la mañana del día domingo. El grupo debía subir al escenario a las 20:30 horas, pero recién comenzaron a las 21:00.

Sin embargo ese retraso fue mínimo con lo ocurrido el día sábado. Monoral, que debía salir a las 20:00, recién salió un poco antes de las 21:00.

De más está decir que Monoral se pasó, nueve años no pasaron en vano y el bajo de Ali en conjunto con la potente voz de Anis nos dejaron perplejos al punto de que casi lograron que olvidaramos la enorme fila de dos horas a la intemperie (con lluvia y todo) que se tuvieron que comer los asistentes al concierto.

Y como Monoral salió tarde, Anna Tsuchiya también: Pasó de comenzar a las 22:00 hasta un poco después de las 23:00, terminando la jornada después de las 00:30 del domingo.

El concierto estuvo espectacular (Según nos contaron porque nos tuvimos que ir o nos cerraban el metro) y, como siempre la calidad oriental se notaba.

Compraras entrada general o VIP no terminaba por darte muchas diferencias. Con pulsera VIP no entrabas antes y con pulsera general no te retenían en zonas supuestamente exclusivas. Eso sí, con VIP accedías a ver a VAMPS en platea baja, vaya honor.

¿Pero al menos el Meet&Greet funcionó bien? No. Leon Chiro y Kaname querían estar un poco más con los fans, o al menos eso supimos porque tampoco pudimos entrar para saber qué ocurría ahí. Por fuentes, también nos enteramos también que los artistas invitados tampoco estuvieron con los fans fuera del meet and greet (aún cuando ellos querían) porque la producción no los dejó. El valor de la entrada podía más, al parecer.

Finalmente, la suma de todo esto logró que los asistentes crearan un grupo en Facebook para poder descargar su rabia con el evento y para buscar una solución respecto a lo que pagaron y lo que se les entregó.

Los stands también se están juntando para realizar una demanda colectiva por el incumplimiento de contrato que existió con ellos.

¿Se puede rescatar algo positivo?

Sin embargo, y a pesar de todo, para variar las personas interesadas lograron salvar un poco la expo. A todas ellas, un abrazo psicológico.

El nivel de los cosplayers

Había trajes espectaculares, otros hechos con puro amor. El Titán Colosal, Rick y los chicos que andaban de Yao, Ling y Chien Po travestidos fueron mis favoritos. En la competencia de cosplay, mis respetos para la transformación de Brienne de Chateau a Ribrianne, su performance fue la mejor, los efectos especiales le dieron el toque. También las diversas personas que hicieron de Seven Deadly Sins, sus trajes, pelucas y accesorios eran increíblemente buenos y a los de Boku no Hero Academia que eran muchos, demasiado motivados y hasta hicieron una sesión de fotos en la escalera para el deleite de varios.

Las fotos de la competencia de cosplay se pueden encontrar en nuestro Facebook.

El Maid Café

Por $12.000 podrías entrar al café atendido por trú maids que vinieron desde Japón a la expo. El precio incluía un menú salado o dulces que dejó contento a quienes asistieron. Puras buenas críticas para el café y las chicas super amorosas.

Salfate

Ok, Salfate no es santo de mi devoción porque vende humo, pero estuvo a cargo del panel de Kazuko Tadano y Hiromi Matsushita. Se agradece que pongan a alguien que conoce el trabajo de los invitados, organizó bien los tiempos, hizo un par de preguntas interesantes y al terminar quedaron con 15 minutos de sobra para las preguntas del público.

En realidad todos los invitados fueron de primer nivel. Lamentablemente no se aprovecharon como se debió. Lo que nos deja finalmente con…

VAMPS: Lo mejor de la SJE

Cuando me encaminaba a buscar el sector de prensa para el concierto de VAMPS encontré exactamente la cifra de cero personas del staff. Al final llegué al lugar mientras la banda hacía la prueba de sonido y me quedé esperando con el resto de prensa a que nos dejaran pasar. Las indicaciones eran que llegáramos 20 minutos antes. Supuse que esperaríamos mientras entraba la gente: Siendo las 20:30, hora a la que supuestamente comenzaba el show (Así salía en el cronograma) recién comienza a entrar el público. Mis respetos para el chico que entró corriendo a lo Naruto porque nos alegró la espera. A las 21:00 pudimos pasar al sector que se nos asignó para fotografías y a los minutos comenzó el concierto, con más de 30 minutos de retraso.

Underworld fue la canción escogida por Hyde y compañía para abrir el show. El público, que incluso vino de otros países de la región lo dio todo, cantaron y gritaron como si su vida dependiera de eso y la banda no decepcionó. Las siguientes canciones fueron Inside of Me y Evil (Y de ahí pa’ fuera la prensa, por lo que me fui a instalar a la cancha semi vacía, ya que era un sector reservado para quienes pagaron por Concert Experience). Para la expo se partió el Movistar por la mitad, una parte era el escenario principal y el otro el sector de tiendas, para el concierto no se realizaron modificaciones, por lo que se harán una idea de la poca gente que había en esa mitad de cancha.

Fans de todo el continente vinieron a ver a VAMPS.

Todo parecía ir bien, el público estaba prendido, Hyde y K.A.Z. daban un increíble show con tanta energía que te alineaba hasta los chakras cuando llega el primer receso. Demoró más de lo normal, se probó audio y lo inesperado pasó: ¡EL CONCIERTO NO SEGUÍA POR PROBLEMAS TÉCNICOS!

Por cierto, nadie de la producción se subió al escenario a explicar lo que pasó, sino que fue el vocalista de la banda quien tuvo que salir a apagar el incendio con una canción a capella y pa’  la casa. Hyde interpreta Vampire’s Love y es acompañado por un público que, con la linterna de sus celulares, le otorgó algo de estilo al cierre de lo que venía siendo lo mejor de la Expo. Termina la interpretación, los chicos regalan todo lo que tienen a mano en forma de disculpas y así termina la versión 2017 de la Super Japan Expo.


Se nos quedan muchas cosas fuera porque las fallas y errores son más de los que podemos recordar: La mala voluntad, desorganización y retrasos terminaron pasando la cuenta y arruinaron lo que era el evento del año para la comunidad de fanáticos de lo Made in Japan. Esperamos sinceramente que la productora se de el tiempo de leer los reclamos y tomarlos en cuenta para la próxima edición, es el evento del año que saca a los otakus de sus piezas con sus mejores galas, los precios no son módicos y el nivel de los invitados te hace pensar que es un evento serio y profesional pero la sensación que queda es de algo organizado con mucho dinero pero poca voluntad y respeto por los asistentes y participantes.

Probablemente este review nos lleve a no volver a estar acreditados en futuras ocasiones, pero debemos ser sinceros: Este tipo de eventos, con una falta de organización y tino tremendas, deben reformularse. Aumentemos el nivel de una vez por todas y no nos quedemos con el mínimo esfuerzo para sacar el mayor margen de ganancias posible.

¿Fuiste a Super Japan Expo y quieres dar a conocer tu experiencia?
Los comentarios quedan abiertos.