Es sabido que el reino de Youtube da para todo, algunos se han hecho un nombre con contenido de calidad, la mayoría con videos sin contenido alguno, la plataforma da para todo. Sabiendo hacerla, un canal se convierte en un negocio, la monetización de vídeos no es un tema menor y cada visita ayuda a aumentar la cantidad de anuncios a los seguidores.

Youtube es para todos, pero hay un segmento especialmente vulnerable, fiel y rentable y ese es el de las bendiciones. Youtube es el aliado número uno de los padres, cuando el brocacochi está odioso, un vídeo es la salvación. Lo sabemos, lo hemos visto en los supermercados, la micro o en reuniones familiares.

Sin embargo,  en las profundidades de la plataforma, entre vídeos de Peppa y karaokes de Frozen, se encuentran videos que perturbarían a cualquier padre.

Hace un par de años comenzaron a aparecer estos vídeos, en algunos adultos disfrazados de Elsa, Spiderman incluso del Joker montan sketch que a ojos infantiles podrían resultar atractivos hasta que por accidente Elsa termina sin dedos. Otros son animaciones que incluyen a los mismos personajes, Elsa embarazada besuqueándose con Spiderman o Peppa tomando cloro.

A ojos de un adulto estos ya son raros, créanme, los vi, no me gustaría que mi prima chica que es una gran fan de Peppa se topara con uno de estos vídeos donde al personaje le sacan los dientes o se come a su papá. Si bien algunos de estos vídeos tienen una advertencia de que es contenido con adultos ¿Cuántos padres están constantemente monitoreando lo que ven sus hijos?. Algunos de estos vídeos son parodias, otros están solo están por el shock value, pero los chicos no tienen criterio formado como para darse cuenta de esto, solo ven a sus personajes favoritos realizando acciones que rayan en los psicótico.

Quienes están detrás de estos vídeos saben quiénes encontrarán sus canales, los títulos incluyen los nombres de los personajes más populares por lo que toparse con ellos es fácil y estos les ha dado resultado, la mayoría tiene millones de visitas, varios de los canales que producen estos vídeos incluyen la palabra “kid” en sus nombres, suben vídeos regularmente y las visitas se cuentan en BI LLO NES.

Youtube está en conocimiento de esto y ya anunció que iba a modificar su política incluyendo la restricción de edad, ya en agosto había anunciado que no permitirían la monetización a vídeos que hicieran mal uso de “personajes  familiares”. Si usted cree que por tener Youtube Kids se salva, no es así, si bien algunos no pasan el filtro, otros si, entre ellos el de Peppa en el dentista.

Ya saben padres, piénsenla dos veces antes de pasarle sus celulares a sus pequeños y olvidarse de ellos un rato, puede ser que una noche despierte con su casa en llamas cortesía del peque, y un vídeo donde los personajes de Peppa Pig comienzan un incendio.