Fitbit nos sorprendió hace un tiempo con el Ionic, la que se puede considerar su primera apuesta por un smartwatch , aunque en una dirección bien concreta: Ofrecer un completo asistente para tu actividad física, cargado con aplicaciones para una amplia gama de ejercicios e incluso funciones avanzadas como conectividad por NFC.

Junto a sus audífonos inalámbricos ultraligeros Flyer, conforman la nueva linea de la marca con la siguen apostando fuerte por lo que ha sido su fuerte todo este tiempo: El fitness, hacia donde ellos creen que se dirigirá el mercado de los wearables.

Y gracias a la gentileza (y paciencia) de sus representantes en Chile, pudimos probar el Ionic y además los audífonos Flyer, y ahora les contamos cuáles fueron nuestras impresiones, en un análisis que implicó moverse y sudar como nunca para comprobar de verdad todas las posibilidades de ambos equipos. 

Una bienvenida a moverse.

Ya el momento de abrirlo te muestra que este no es el tipico smartwatch.

Este no será un reloj para mirarlo, sino que efectivamente moviendonos le sacaremos el jugo. Pero antes de empezar a usarlo hay que configurarlo y activarlo, lo que requiere un poco de trabajo y tiempo.

El Fitbit Ionic incluye todo lo que ves aquí (no, el teléfono viene aparte).

Antes de hacer cualquier cosa con el Ionic, se debe instalar la aplicación de Fitbit en tu teléfono principal. Disponible en Google Play y también en la App Store, será el principal medio para sincronizar los datos del Ionic con los de tu cuenta en Fitbit y así tener un registro y seguimiento de todas las actividades que hagas. Sip, también hay que crearse una cuenta en Fitbit.

Luego de instalar la app, hay que conectarlo al teléfono por Bluetooth y a la misma red WiFi para activar el reloj y descargar e instalar todas las actualizaciones.

El proceso entre activación y actualización puede tomar de media a una hora. Se recomienda tener el reloj cargando para que todo vaya bien.

Y tras todo el proceso, ¡por fin, a empezar a moverse con el Ionic!

Esa es la cara predeterminada del Ionic. Si no es de tu gusto poedes elegir entre las otras opciones de skins, y aquí hay algo para todos.

Los skins del Ionic se configuran con la aplicación de Fitbit. Tienes 17 skins y cada una tiene sus propias opciones, como elegir el color base o qué información se mostrará.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Algunos de estos skins tienen sus sorpresas, como este que se convierte en un cronómetro si presionamos el simbolo de play a la derecha de la pantalla.

El diseño

El diseño del Ionic es sobresaliente y se percibe completamente duradero. Puede que alguno le extrañe que no tenga una forma redonda, lo acostumbrado en otros smartwatches, pero en el uso diario resulta bastante cómodo de manejar.

Tanto el cuerpo del reloj como la banda, que se integra muy bien al equipo y lo más importante, absorbe de buena forma el sudor cuando lo usemos intensamente.

La caja del Fitbit Ionic incluye dos pares de bandas (tamaños L y S) y están disponibles bandas deportivas para darle otro estilo. Aunque si a mi me preguntan, con esta banda gris oscura el Ionic ya luce bastante bien.

Además, el reloj es muy ligero. No sientes que llevas un peso adicional en la muñeca. Lo que es muy importante considerando que terminarás hasta durmiendo con el Ionic puesto.

Ahora, lo más brillante de su diseño son los botones laterales. Uno a la izquierda y dos a la derecha. Se complementan con la pantalla táctil de tal forma que la mayor parte del tiempo controlarás todo solo con los botones. Desde poner en pausa y reanudar una activadad hasta controlar la música.

Aplicaciones y más.

Con el Ionic además se puede revisar las notificaciones del teléfono. Y se mostrarán todas, aunque con algunas aplicaciones veremos además su icono.

Aunque se requerirá que tengamos constantemente conectado el Ionic por Bluetooth al teléfono para recibir siempre las notificaciones.

En aplicaciones y utilidades, el Ionic también tiene varias interesantes, como cronómetro y cuenta regresiva.

Aunque dos de ellas no pudimos probar porque… En primer lugar, la app de Wallet que permite pagar directamente con el reloj usando NFC, en plan Android Pay o Apple Pay. Y una aplicación de Starbucks para pagar el café de la misma forma que nos apareció tras una actualización de sistema.

Pues que ambas aplicaciones no funcionan en nuestro país porque, como Android Pay y Apple Pay, primero hay que ponerse de acuerdo con los bancos y Transbank para que pueda funcionar y bueno… lo que ya se deben imaginar.

Pero para hablar de las demás aplicaciones, hay que probar el reloj como corresponde.

El partner para moverse.

El Fitbit Ionic se toma tan serio lo de ser un apoyo para tu actividad física que aquí tendremos aplicaciones para la mayoría de las actividades que se te ocurran.

Pero si no te mueves tanto, también puede ser útil para empezar. De hecho, el reloj te notificará si llevas mucho tiempo sentado para que te levantes y camines un poco, a partir de unos recomendados 250 pasos por hora.

Ahora, si quieres empezar a hacer actividad física o que el Fitbit te acompañe en lo que ya haces, tienes muchas formas de empezar.

Tienes opciones para correr al aire libre y en trotadora, ejercicio con pesas o mancuernas, ejercicio en intervalos, bicicleta, y además para nadar.

De todas ellas, la primera que empecé a probar fue la de ejercicio con pesas, o en este caso, con mancuernas. Y funciona bastante bien, no solo mide las calorías consumidas y los latidos del corazón, sino que con la información obtenida tras una sesión, puedes estimar en qué momentos es más efectiva el ejercicio de cara al objetivo que tengas.

Y todo se controla con los botones laterales, sin tener que usar la pantalla.

Aunque probamos que efectivamente es resistente al agua, no pudimos tener una piscina cerca para probar el modo para Nadar. Bicicleta funciona excelente también si usas una estática.

Incluso, incluye un modo de respiración, donde el Ionic te ayuda a realizar una sesión de respiración antes de empezar a realizar una actividad física.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Del modo “Workout” (ejercicio solo con el cuerpo) aunque es muy útil si se hacen rutinas sencillas, se aprovecha mucho más y mejor con otra aplicación del Fitbit.

Fitbit Coach, el entrenador en la muñeca.

Fitbit Coach es una aplicación del Ionic que se complementa con una app independiente de la de Fitbit también disponible en Google Play y la App Store.

El reloj incluye una serie de ejercicios y la aplicación los completa con otros más. Desde aquí se puede definir un plan completo de ejercicios de acuerdo con cual sea tu objetivo: Correr más rápido, por más tiempo, bajar de peso, tonificar el cuerpo. Para lo que necesites Coach tiene un plan.

Al empezar Fitbit Coach te prepara una sesión de entrenamiento con la que determinará cuales son los ejercicios más adecuados para ti.

Aunque para aprovechar mejor las opciones de esta aplicación, habrá que pagar una suscripción. De todas maneras, el plan gratuito está muy bien si solo quieres empezar.

Y la hora de correr.

Aquí es donde el Fitbit Ionic mejor se destaca. Para empezar, no hay ni que indicar que vas a correr en el reloj para que empiece a medirlo. Apenas te empieces a mover el Ionic reconocerá que estás corriendo y empezará a medirte desde el momento que partiste.

Correr fue lo que más hice con el Fitbit Ionic, Y la verdad cambia muchas cosas tener un reloj que te mida constantemente tus pasos. Y que además se apoya en GPS e incluso en el GLONASS, el sistema de posicionamiento global ruso. El Ionic escogerá el satélite que tenga más cercano y mejor disponible a la hora de realizar una actividad.

Correr y despreocuparse del teléfono. Qué mejor

Una vez que termines una carrera. con sincronizar con la aplicación en el teléfono, tendrás todo tipo de datos a tu disposición.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ahora, respecto a las carreras de intervalos, aquí tuve algunos inconvenientes. De esta forma, en diferentes intervalos de tiempo intercalados, caminas, trotas y corres. Mientras corres o trotas, a veces la vibración del Ionic que te indica que empieza un nuevo intervalo no se siente y eso provoca que no te entregue el apoyo que aquí si que se necesita.

¿Sirve tener tanta información?

El Ionic recoge muchos datos  partir de las vibraciones de tu corazón que monitorea en todo momento. Lo que le permite además calcular tus horas de sueño.

Saber cuánto realmente duermes, es una información muy valiosa.

Y a la hora de hacer actividad física, determinar por ejemplo, en qué momento efectivamente empiezas a quemar grasa.

Estadísticas de la misma carrera que mostré anteriormente.

El punto amarillo es cuando quemas grasa, y en mi caso ya lo alcancé con solo caminar un poco más rápido.

Y se te vuelve un hábito mirar de reojo el Ionic solo para revisar las pulsaciones.

Además, la aplicación incluye trofeos, logros que se obtienen cumpliendo toda clase de objetivos, como llegar a cierta cantidad de kilómetros.

Algunos de los trofeos que logré con el Ionic.

En el mismo reloj se puede ver una serie de objetivos diarios, como horas activas, pasos, kilómetros e incluso altura, expresada en cuántos pisos has subido.

Y ya que hablamos de retos, la aplicación va más allá con retos avanzados como correr el equivalente a la Maratón de Nueva York y mucho más. Hay retos que puedes hacer solo u otros que se pueden compartir con amigos.

Fitbit asegura que el Ionic se puede integrar con otras aplicaciones y plataformas para correr y hacer actividad física. Por ejemplo, viene precargado con una aplicación para conectarlo con Strava. Aún así, no pudimos probar conectarlo con distintas plataformas. Y desafortunadamente, no se pueden sincronizar sus datos con Google Fit.

Rendimiento y conectividad.

Con solo dos horas conectado a cualquier cargador USB o al computador, tendrás el Ionic completamente cargado. Incluso con una carga de media hora ya tendrás suficiente carga.

En cuanto a la batería, lo mejor que conseguimos fueron 4 días de autonomía. Esto solo usando el reloj, conectándolo por Bluetooth al teléfono únicamente a la hora de sincronizar datos.

Ahora, si mantenemos el Ionic siempre conectado por Bluetooth al teléfono, la autonomía disminuye a tres días, lo que sigue siendo excelente.

La conexión por Bluetooth a cualquier audífono se realiza directamente por el Ionic

Incluso si además del teléfono, lo conectamos a unos audífonos. Y es que el Ionic incluye 3GB de memoria libres para agregar música y escucharla directamente con audífonos Bluetooth.

Se agrega la música al Ionic creando playlists y arrastrando las canciones a la aplicación

Para agregar música al reloj, tendremos que instalar la app de Fitbit en el computador. Disponible en Windows y Mac, además incluye todas las funciones para sincronizar y configurar de la app de Fitbit para el celular.

Para probar y mostrarles cómo funciona la interfaz de reproducción de música en el Fitbit Ionic, grabamos este video:

El Ionic es compatible con cualquier audífono y dispositivo de audio Bluetooth. Y la conexión se realiza desde el mismo reloj. Aunque si se trata de audífonos, su mejor compañero también lo pudimos probar.

Fitbit Flyer. Ligeros como volar.

El Flyer se complementa con el Ionic en todo sentido, empezando por el diseño, en este caso, del modelo en color gris oscuro.

El diseño es igual de resistente y pensado para la actividad física en todo momento. con un cable muy resistente que une a ambos audífonos e incluye una botonera con la que controlas el volumen e incluso puedes avanzar y retroceder canciones haciendo clic en el botón principal.

El Flyer incluye tres tamaños de gomitas y dos de soportes para que estén completamente adaptados a los distintos tamaños de orejas. Los soportes con forma de aletas son geniales para mantener seguros y firmes los audífonos y que no se suelten cuando corras.

Con esta pequeña botonera, puedes controlar el volumen y la música sin usar el teléfono.

El Flyer se conecta fácilmente a cualquier dispositivo que soporte Bluetooth, incluyendo el Ionic. En cuanto al sonido, la calidad es extraordinaria, aunque hay que hacer notar que no incluyen aislamiento de ruido, como son audífonos para hacer actividad física, que no puedas escuchar lo que ocurre alrededor tuyo es una pésima idea pensando en tu seguridad, así que esto se agradece.

 

No seré el mejor modelo, pero aquí pueden comprobar como me calzaron a la perfección los Flyer.

Y efectivamente con el Flyer puedes correr cuanto quieras sin preocuparte que se suelten los audífonos. Lo que pude probar incluso en una corrida de 5K. Tienes para 5 horas de autonomía y con una hora de carga, ya se tiene completamente cargado.

Y esta foto, solo para demostrar que efectivamente corrí con los Flyer y nunca se despegaron 😀

En conclusión.

Con el Ionic y el Flyer, Fitbit sigue demostrando hacia dónde quiere ir: Ofrecerte la mejor experiencia posible para apoyarte en tu actividad física y motivarte a mejorar en ella, con un smartwatch competente, versatil y con un diseño atractivo y durable.

 

La app de Fitbit, desde donde se controla y sincroniza todo.

Y lo mejor que Multiplataforma: No te obliga a tener cierto sistema operativo o teléfono de cierta marca para aprovecharlo. La aplicación de Fitbit para sincronizar todo con el Ionic además está en Windows Phone. Es que ni se necesita teléfono. Con usar la app de Fitbit en el computador, ya se puede activar, sincronizar y acceder a toda la información que generará el Ionic de todo lo que realices.

Aunque claro, si hacer actividad física no es lo tuyo, difícil que el Ionic te llame la atención, a menos que estés con las ganas de dar el paso y empezar, aunque sea solo por lograr #unveranosinpolera.

Este es un equipo que va hacia una dirección concreta, que es el camino que están encontrado varios fabricantes de smartwatches y wearables, para abarcar un mercado que todavía es joven y todavía no tiene un líder claro y una tendencia definida.

Precio y disponibilidad.

El Fitbit Ionic está disponible a un precio de CLP $279.990 en en los principales retailers, mientras el Flyer se encuentra disponible a un valor de $119.990.