Ay, Worms, muchos recordaremos este juego por todas las tardes de diversión que nos brindaba en nuestras computadoras. En todo caso, los Worms han pasado por bastantes etapas en su existencia, desde el clásico Worms Armageddon -ese que se podía jugar en cualquier patata con pantalla y teclado-, hasta el 3D. Sin embargo muchos somos los que creemos que la diversión está en 2D, en Team17 lo entendieron y volvieron a las raíces, esas que logran armar un juego divertido, rápido y lo más simple posible, sin que esto signifique repetir una fórmula al pie de la letra. Esto es Worms WMD, el renacimiento de los Worms, pero volviendo a ser planos.

El de siempre, pero mejorado

¿De qué trata Worms? La mecánica es ridículamente simple: Tienes un equipo de gusanos, con muchas armas, que debe erradicar del mapa a otro (u otros) equipo de gusanos, también con muchas armas. Y eso es todo, se inicia el juego y se comienzan a matar. Simple y bonito. Ahora, la estrategia está en donde matar a los gusanos y en cómo matarlos. Los escenarios parecen fáciles, pero en realidad hay un mundo de diferencia entre atacar con escopetas a matar con misiles teledirigidos.

Volviendo al 2D, Worms WMD se siente como una versión de lujo de Worms Armageddon o Worms World Party. La mecánica es la misma que hace 20 años, sin embargo la adición de crear armas, poder “entrar” a edificios y usar vehículos vuelca el juego a otro sentido: La estrategia básica de los escenarios pasa a ser más avanzada con edificios en los cuales te puedes proteger. Crear armas te permite una destrucción mayor, y adicionalmente, los vehículos (que son tanques, helicópteros y un robot mecha) también son armas que pueden disparar y matar gusanos; lo bueno es que pueden explotar si les disparas mucho, y si tu Worm está adentro, ¡adiós, Nicanor!

Hablemos de esto último. Los vehículos y los edificios son lo importante en este juego, que busca renovarse sin dejar de lado sus raíces (porque la jugabilidad es básicamente la misma que encontrarás en los otros Worms en 2D). Usar un vehículo equivale a usar un arma, por lo que tu turno terminará después de dispararle a los gusanos que se interpongan en tu camino; pero ¿Cuál es la capacidad destructiva de un vehículo? Depende. El helicóptero puede disparar mucho, pero con una estabilidad horrenda (Algo que parece haberse hecho a propósito para no desnivelar el juego) mientras que el tanque dispara dos veces, con una potencia más destructiva que la del robot mecha.

oops.

Los edificios con interiores también suponen una nueva dificultad al querer eliminar al equipo contrario: Sólo tú puedes ver donde estás dentro de un edificio, mientras que tu oponente no puede. Esto es importante ya que puedes salvarte mucho sólo cambiando de pisos en una construcción, por ejemplo.

Finalmente, la construcción de armas añade una capa de complejidad a la estrategia en cuanto a que ahora una escopeta puede tener mirilla o el burro que antes se desbloqueaba después de ciertos turnos, hay que crearlo a mano con los ingredientes necesarios. ¿Se puede jugar con las armas predeterminadas en vez de tener que fabricar algunas? Por supuesto que sí, pero si te dedicas a fabricar, podrás destruir todo rápidamente.

El mega hiper burro

El multijugador es un tema importante en este juego y por lo mismo tienen todas las posibilidades habilitadas: Multijugador local, online por internet con matchmaking (o no), y multijugador con otra consola cercana. También tiene modo campaña que te enseña a tomar las nuevas armas de este juego.

¿Qué podría tener de malo un juego así? Es un juego para hormigas: La interfaz ya es pequeña en un televisor de 32″, así que imagina como se ve en la de 7″ que tiene la consola, así que ojo con ese detalle; en el juego se puede acercar la acción, pero los menúes siempre van a quedar un poco pequeños. Por otra parte, el juego no cuenta (aún) con soporte para grabar las partidas; esto no sé si es por culpa de Nintendo o simplemente algo que aún no soportan los desarrolladores, pero sería una excelente adición al humor del juego. Y finalmente, el multijugador está mejor desarrollado que el single-player, aunque eso viene desde hace muchos años.

Worms WMD: El de siempre, pero portable

El título ya está disponible desde el año pasado en Xbox One, Playstation 4 y PC, salió hace un mes para la consola portátil de Nintendo, la Switch pero es una experiencia distinta. Si lo jugaste en otras plataformas, verás que es básicamente lo mismo, excepto por un añadido: Lo móvil de la consola transforma el juego. Como la jugabilidad es por turnos, poder pasar la consola completa es tan conveniente que debe ser una de las mejores formas de jugar Worms con otras personas (y no, por ejemplo, pasando el ratón y mouse o cambiándose de silla como en PC).

En todo caso, los elogios solo se quedan en el modo multijugador, ya que la campaña es más bien para aprender y adecuarse a los nuevos elementos que complementan el juego. ¿Eso lo hace un mal juego? Para nada, pero si andas buscando un videojuego para un solo jugador, quizá te convenga mirar otros títulos.

 

Agradecemos a Team17, quienes nos facilitaron el código del juego para review.

Worms W.M.D ya está disponible en la e-Shop de Nintendo por $29.99.

Sigue a 8Gigas.com en Facebook