Ya es tradición que, junto con un nuevo terminal Huawei de gama alta, aparezca un hermano menor con características más acotadas, pero manteniendo de alguna manera la propuesta original. Por eso, algunas semanas después de la llegada del Mate 10 Pro, la compañía presentó el Mate 10 Lite, ligero en desempeño y precio, pero no en tamaño.

Gracias a la gentileza de Huawei Chile, pudimos probar un Mate 10 Lite y comprobar su experiencia de uso. De la que trateremos en el siguiente análisis.

Especificaciones

Empecemos, como siempre, por todo lo que ofrece este equipo por dentro:

Modelo Huawei Mate 10 Lite (RNE-L23)
Dimensiones 156.2 mm x 75.2 mm x 7.5 mm. Peso: 164 gramos
Pantalla 5,9″, IPS LCD, resolución de 2160 x 1920 (18:9),
16M de colores, 409 PPI
con protección Gorilla Glass 3
Procesador Hisilicon Kirin 659, Octa-core
(quad-core Cortex-A53 @ 2.36 GHz
+ quad-core Cortex-A53 @ 1.7 GHz)
SO Android 7.0 “Nougat”
(con capa de personalización EMUI 5.1)
Memoria RAM 4 GB
Almacenamiento Interno: 64 GB
Entrada para microSD de hasta 256 GB
Tipo de SIM NanoSIM (equipo permite hasta 2 SIM)
Cámara Principal * Lente dual 12 megapixeles + 2 megapixeles, f/2.2, con autofoco
* Video: hasta 1080p @ 30 fps
Cámara Frontal * Lente dual 13 megapixeles, f/2.0 + 2 megapixeles
* Video: 720p @ 30 fps
Redes Compatible con todas las redes, incluído 4G+
Sensores Lector de huella (trasero), Giroscopio, Brújula, Sensor de Luz, Sensor de proximidad, NFC
Batería 3340mAh, no extraíble.
Además incluye Entrada de audífonos
¿Compatible con Pokémon GO? Totalmente
¿Compatible con VR? Totalmente compatible

Que se llame “Mate 10 Lite” no necesariamente es un sinónimo de que la versión que pudimos testear esté a la altura. Incluso, comparar este equipo con el Mate 10 o Mate 10 Pro sería inapropiado porque en realidad la experiencia que vas a tener con este smartphone —que en India es conocido como Honor 9i, y en Europa como Nova 2i— no es ni cercana al modelo insignia de la línea, y se acerca más a la de un P9 Lite 2017.

Diseño premium, a su manera

A pesar de la movida de marketing por parte de Huawei, las apariencias engañan: al ver el Mate 10 Lite, te encuentras con un diseño estructural bastante similar al del Mate 10 Pro, y se nota que hay ciertos guiños a su “hermano” mayor: Mismo tamaño de pantalla y bordes reducidos similares, omitiendo el acabado brillante del Pro. Aún así se las arregla para destacar en mano, con un diseño en aluminio gris oscuro que se nota sólido y resistente.

El panel IPS LCD de 5.9 pulgadas del Mate 10 Lite cumple con entregar colores precisos y una experiencia de pantalla en 18:9 Fullview que, tal como en el caso del Mate 10 Pro, es una buena adición al segmento de gama media-alta, y se agradece a la hora de leer textos y escribir.

Ahora, no todas las aplicaciones están optimizadas para la resolución de aspecto del equipo, así que notarás que el equipo te preguntará si quieres expandirlas; eso sí, nos llegaron reportes que a veces esta preferencia no queda bien registrada, ojo ahí. Y claro, para llegar a los 18:9 hubo un cambio clave: El lector de huellas integrado en el botón de inicio pasó a estar bajo la cámara, como en el Mate 9 Lite.

Tal como en su antecesor —también un Honor rebrandeado—, esta versión del Mate 10 Lite es doble SIM, pero tendrás que escoger usarlo con una sola línea si quieres expandir la capacidad de memoria con una tarjeta microSD, ya que no es posible usar el slot que ocupa la memoria más una tarjeta SIM a la vez. ¿Molesta? La verdad es que no, y la decisión queda en el usuario; con 64GB de memoria interna, puede que esta opción se vuelva innecesaria.

Las cámaras

A pesar que incluye doble cámara trasera (con la que puedes lograr resultados interesantes), y otras dos al frente para tus selfies, no esperes tomar fotos con el Mate 10 Lite como las que obtendrías con el Mate 10 Pro; aunque, a pesar de no tener la óptica Leica ni funcionar como lo hacen en él, los resultados sorprenden como para ser un terminal de este precio.

Con la misma aplicación de cámara que conocimos en el P10, incluyendo todas sus posibilidades.

Aquí algunos ejemplos de las fotos que tomamos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aunque la cámara trasera sea más modesta, la frontal destaca con brillo propio. No solo se trata de su doble lente, sino que además le viene con flash, una luz que no se nota que está hasta que tomas una foto. En comparación, el Mate 10 Pro simula un flash poniendo toda su pantalla en blanco.

Y también con bokeh y “modo belleza” (que no te hará más lindo si no te peinaste antes de tomarte la foto)

Y sí, hay que hacer esa comparativa con las cámaras de los hermanos Mate:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hay que aclarar antes de continuar un punto importante: Las cámaras de menor pixelaje (2MP en la parte trasera y delantera) solamente están ahí para obtener información de profundidad. Las de 16 y 13MP —respectivamente— son las que aprovechan esos datos para, con la misma interfaz que conocimos en el P10, podamos aprovechar una gama amplia de posibilidades, incluyendo tomar imágenes en 18:9. Además, la delantera incorpora un “modo retrato” gracias a la cámara adicional y un flash en pantalla, como en cierto famoso teléfono de una marca con una manzana mordida.

Pero más allá de esto, lo que nos importa es la performance del día a día, y es ahí donde el Mate 10 Lite no le hace el honor a su apellido.

Experiencia de uso: El punto bajo del equipo

Porque si bien el launcher EMUI 5.1 que viene por sobre Android Nougat cumple con optimizar por software el rendimiento de forma constante, el procesador Kirin 659 no solo no podemos compararlo con el incluido en el P10 o el Mate 10 Pro; estamos hablando de un chip algo mejor que el del Huawei P9 Lite 2017. Eso significa que al exigirle sólo un poco más, llega a su límite y ralentiza la experiencia completa.

Y por favor, no crean que estamos hablando de aplicaciones extremadamente pesadas, sino de la app de Facebook, o juegos sin una carga excesiva en la GPU, como Hearthstone. Esto extraña bastante en un terminal con 4GB de memoria, el doble que un teléfono de gama media promedio. Volviendo a la cámara, si bien su interfaz funciona bien y puedes tomar fotos con una respuesta adecuada, esto se cumple siempre y cuando la aplicación ya esté abierta. ¿Por qué a veces abre en dos segundos, y otras había que esperar quince? Ojalá no te pase a la hora de tomar la foto del siglo y la pierdas porque el procesador está con las prioridades en cualquier otra cosa.

Por cierto, también esto pesa a la hora de cargar el equipo: Mejor hacerlo a la hora de dormir o simplemente armarse de paciencia, porque no hay carga rápida en el Mate 10 Lite. ¿Por qué? Ni idea. Es una suma de detalles que llevan a preguntarte por qué Huawei recortó aspectos que hoy son bases para entregar una buena experiencia y rendimiento por un precio accesible.

El Mate 10 Lite no merece su nombre

Al final, el Mate 10 Lite es una llave para acceder a la experiencia FullView y de biseles reducidos del Mate 10 Pro, algo que debiese convertirse en un estándar de facto, independiente si es con o sin notch. Hay un esfuerzo de Huawei por ofrecer a un bajo costo lo más relevante de las propuestas de sus equipos de bandera en gama media, y queda claro no solamente con lo que ya mencionamos; también con un sistema de cámaras que se está convirtiendo en la opción de facto, y opciones de almacenamiento y memoria RAM superiores a lo hasta ahora es norma en los equipos de este rango.

Sin embargo, a diferencia del modelo del año pasado, el Mate 10 Lite no logra sobresalir. Este equipo merecía un SOC más avanzado; no necesariamente el de sus hermanos de línea, pero sí uno que permitiera un mejor rendimiento, sin importar el escenario. Para desgracia de esta propuesta de Huawei, hay teléfonos más baratos que hacen lo mismo, y teléfonos del mismo precio que lo hacen mejor.

Por eso, nuestra expectativa hacia la salida a fin de mes del P20 Lite es una apuesta por un chipset más actual que no comprometa el desempeño. Solo podremos saber si Huawei tomó nota a cabalidad de esta expectativa cuando lo tengamos en mano.

El Mate 10 Lite y su peformance nos deja la sensación de que el nombre Mate 10, e incluso el Lite, le queda bastante grande. Quizá es momento de que el departamento de marketing de Huawei en Latinoamérica empiece a llamar estas versiones de otra forma (por ejemplo “Honor”, la marca original), y así evitar que los consumidores se dejen llevar sólo por el nombre y terminen llevándose una mala experiencia.

👍

  • Batería que acompaña todo el día con uso promedio.
  • Diseño de alta gama.
  • Las cuatro cámaras destacan (Cuando la app abre, por supuesto).

👎

  • El procesador es terrible.
  • Apps con poco rendimiento, desde la cámara hacia abajo, a pesar de los 4GB de RAM con los que cuenta.
  • No tiene carga rápida.

Precio y disponibilidad

El Huawei Mate 10 Lite ya está disponible a un precio de $299.990 en los principales retailers y en las Huawei Store. Además se puede obtener con Movistar, Entel, Claro y WOM. ¿Lo quieres más barato? Sigue a nuestros Descuentos Rata.

 

Síguenos en Facebook.